Foto Referencial

La sequedad en la garganta es un síntoma bastante inoportuno que suele suceder en los días más fríos del año, aunque del mismo modo puede surgir en cualquier otro momento dependiendo de su causa.

Por lo general, aparece cuando existe algún tipo de irritación, ya sea por una infección o por algún tipo de trastorno respiratorio como la gripe, el resfriado y las alergias.

Generalmente,  viene acompañada de otros síntomas como la picazón, el ardor e inclusive dolor. Por esto, muchos buscan algún tipo de calmante que les ayude a suavizar la zona y eliminar aquellas posibles bacterias que la consiguen estar perjudicando.

Hay diversos remedios caseros que logran ayudar a aliviar esta molestia casi de inmediato. En esta ocasión vamos a compartir algunos para que no dudes en probarlos.

Gárgaras de agua tibia con sal

Una sencilla mezcla de agua con sal puede ayudar a calmar la irritación en la garganta suministrándole humectación. Lo importante es considerar que esta agua no se debe ingerir dado a su elevado contenido de sal.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de sal (5 g)
  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • ¿Cómo debes prepararlo?

Disuelve la cucharadita de sal en el vaso de agua y con un pequeño sorbo realiza gárgaras entre 15 y 20 segundos. Para mejores resultados lo idóneo es que repitas este procedimiento varias veces al día.

Gargaras de sal

Lee: Remedios caseros para los quistes en los senos

Té de cebolla y limón

Tanto la cebolla como el limón poseen una acción antiséptica y antiviral que puede paralizar y combatir el crecimiento bacteriano en la boca y la garganta.

Este sencillo té reúne ambos ingredientes para hacer un poderoso remedio con propiedades hidratantes, antibióticas y antiinflamatorias, ideal para combatir cualquier molestia y sequedad en esta área.

limon-y-cebolla

Ingredientes

  • 1 litro de agua
  • 1 cebolla
  • 1 cucharadita de azúcar (5 g)
  • 1 limón

¿Cómo debes prepararlo?

Pela la cebolla, trocéala y viértela en un cazo con un litro de agua y una cucharadita de azúcar. Coloca a hervir la mezcla durante 10 minutos a fuego lento y remueve con frecuencia para que todo se integre bien. Cuando el té esté listo, parte en rodajas un limón limpio y agrégalo en la bebida. Puedes consumir hasta tres tazas al día.

Miel y limón

La miel y el limón poseen una poderosa acción antibiótica que se puede utilizar en el tratamiento de infecciones y enfermedades como la gripe, la tos y los resfriados.

miel-con-limon

Ingredientes

  • 1 cucharadita de miel (7,5 g)
  • ½ limón

¿Cómo debes prepararlo?

Exprime el jugo de medio limón, caliéntalo un poco y mézclalo con la cucharadita de miel. Puedes consumir este remedio dos o tres veces al día.

 Vinagre de sidra de manzana

Este popular ingrediente que de seguro tienes en tu despensa puede ser tu mejor aliado para aliviar la sequedad de la garganta. Sus propiedades antibióticas luchan contra las bacterias que producen infecciones y, además, cuenta con un ligero afecto alcalino que reduce la acidez del cuerpo.

Ingredientes

  • 1 cucharada de vinagre de manzana (10 ml)
  • 1 cucharada de miel (25 g)
  • 1 vaso de agua tibia (200 ml)

¿Cómo debes prepararlo?

Diluye el vinagre de manzana y la miel en un vaso de agua tibia y consúmelo.

También puedes consultar: Remedios naturales para la artritis en las manos

Fuente: Mejorconsalud

Comenta y se parte de nuestra comunidad