Jorja Hope ha cumplido su sueño antes de que fuese demasiado tarde. Una niña australiana de doce años sufre una terrible enfermedad que le hace perder la audición, con lo que dentro de un tiempo estará totalmente sorda. Cuando supo del trágico destino que se le avecina, lo primero que dijo fue “Ya no podrá escuchar a Taylor Swift”. Y es que Jorja es una fan incondicional de la cantante, y gracias a su hermana gemela y a la campaña que ésta inició en redes sociales, ha podido no sólo escuchar a Taylor en concierto, sino conocerla y hacerse una foto con ella. ¡Conoce su historia!

Jorja lucha desde que nació contra una enfermedad por la que ha tenido que someterse a cirugía en numerosas ocasiones, algunas relacionadas con la rotura de sus huesos. Los médicos le han pronosticado una sordera segura en un tiempo no muy lejano ya que, motivado a sus problemas de salud, está perdiendo el oído de forma progresiva. “Ya no podré escuchar a Taylor Swift” fue lo primero que Jorja expresó cuando supo lo que le espera en el futuro.

Esta australiana es una fiel seguidora de Taylor y al mismo tiempo adora cantar. De hecho, está aprendiendo lenguaje de signos para poder continuar interpretando canciones cuando su oído no le permita oírlas. Jorja tiene una hermana gemela sana que ha sido la culpable de hacer realidad su sueño. Fue Chloe la que comenzó una campaña en redes sociales para que Jorja pudiese ir al concierto de Taylor Swift en Sidney bajo el hashtag de #HelpJorjaMeetTaylorSwiftSidney.

Una emisora de radio local notó esta iniciativa y les dieron cobertura. Finalmente, la historia de Jorja llegó a oídos del equipo de Taylor, quien no sólo invitó a la joven, a su hermana y a su madre al concierto en la ciudad de Australia, sino que la quiso conocer. Las fotografías publicadas de Jorja junto a Taylor dan idea de lo feliz que fue al ver a su ídolo en carne y hueso.

Fuente:  Lavanguardia

Comenta y se parte de nuestra comunidad