Levantar pesas, Kegel, natación, yoga y caminar poseen diferentes beneficios. Mejoran la flexibilidad, la resistencia y ayudan a dominar los músculos fundamentales. Todo en esta nota

El ejercicio posee múltiples beneficios para la salud, pero igualmente logran ayudar a mejorar los encuentros amorosos. Cada uno tiene sus virtudes y si bien realizarlos todos es casi imposible debido a la agenda cotidiana, se puede escoger aquel o aquellos que refuercen algún punto con el que no se está muy conforme.

Kegel

Aunque está más asociado a las mujeres, esta maniobra posee grandes beneficios para los hombres. La clave se encuentra en que estos ejercicios ayudan a mejorar resistencia y a tonificar el pubococcígeo, los músculos que permiten interrumpir el flujo de orina a mitad de camino.

El ejercicio, nombrado así por el médico Arnold Kegel, posee la capacidad de vigorizar los músculos del piso pélvico del cuerpo. ¿Cómo puede ayudar a tener una mejor performance? Endurecer esta zona ayuda a retrasar la eyaculación mediante la contratación de estos músculos justo antes del orgasmo.

Una forma de familiarizarse con estos músculos es impedir el flujo de la orina cuando se va al baño. Se debe conservar esta posición durante 10 segundos, relajarse y hacer tantas repeticiones como se pueda antes de cansarse.

Lee: Ejercicios que deberías realizar todos los días

Levantar pesas

Este ejercicio origina testosterona, que es el precursor principal para incrementar el deseo sexual masculino. Diversos estudios manifestaron que la forma ideal de conseguir lo es realizar sesiones cortas, pero intensas y nunca se debe fatigar al músculo.

Al mismo tiempo, trae beneficios para el cuerpo, como reforzar la musculatura, que permite una mayor resistencia en ciertas posiciones. Como suplemento o sustituto se logra usar el peso del propio cuerpo para generar hormonas mediante flexiones de brazos, crunch y abdominales. Así se fortalecen hombros, pecho y abdomen, la llamada «fuerza superior» del cuerpo, que son esenciales para mejorar la resistencia.

Caminar rápido

La caminata posee variados beneficios y son igualmente muchos los estudios científicos que así lo avalan. Por ejemplo, uno realizado por la Universidad de Harvard, a 31 mil hombres mayores de 50 años, reveló que el ejercicio aeróbico baja el riesgo de sufrir disfunción eréctil en un 30%.

La clave se halla en que mejora la circulación y el flujo sanguíneo. Como resultado de caminar unos tres kilómetros diarios con intensidad se pueden tener erecciones más fuertes y por más tiempo. También, libera endorfinas y baja el estrés, por lo que el deseo sexual también crece.

Yoga

En realidad el yoga es una disciplina física y mental milenaria, que posee origen hindú y es parte esencial de las prácticas de meditación en el hinduismo, el budismo y el jainismo. Aunque, en occidente solo se quedan con la parte del «ejercicio».

En ese sentido, la práctica de yoga ayuda a mejorar la flexibilidad y, por ende, a que el cuerpo pueda realizar posiciones creativas para alcanzar el máximo placer durante el coito. Entre las posiciones más recomendadas para fortalecer los músculos pélvicos se encuentra la del Arco, el Pavo Real y la Vela.

Natación

Harvard además realizó una investigación sobre los efectos de nadar. Para esto evaluó la performance de 160 nadadores masculinos y femeninos. Los resultados fueron sorprendentes: las personas de 60 años reportaron poseer una vida sexual comparable a los de los 40.

Nadar durante 30 minutos, al menos tres veces por semana, incrementa la resistencia muscular, lo que en la jerga acuática se denomina endurance. Asimismo es una gran actividad para perder peso y mejorar los abdominales, por lo que mejora la estado físico a los ojos de ellas.

También puedes consultar: Ejercicios de columna para runners

Fuente: Elliberal 

Comenta y se parte de nuestra comunidad