En el 2015 se desarrollaron distintas investigaciones, que dieron como resultados importantes descubrimientos en el área de la salud. con el fin de brindar bienestar a distintos pacientes en diversas partes del mundo. Por ello, a continuación te contamos sobre cuatro importantes descubrimientos revelados en el presente año.

Hallan un gen resistente a los antibióticos más poderosos

Un gen que vuelve a algunas bacterias resistentes a una familia de antibióticos conocidos como “de último recurso” fue encontrado en pacientes y animales en China, según investigadores que piden que se restringa el uso de estos antibióticos en medicina veterinaria.

“Nuestros resultados son extremadamente preocupantes”, expresó el profesor Liu Jian-Hua, de la Universidad agrícola de Canton, autor principal del estudio publicado en la revista The Lancet Infectious Diseases.

El nuevo fenómeno de resistencia pertenece a las polimixinas (colistina y polimixina B), antibióticos utilizados “como de último recurso” para superar las bacterias gram – (como Enterobacter, E. coli, Klebsellia pneumoniae), fundamentalmente en personas con fibrosis quística o en reanimación.

Fuente: Informadormx

Revelan un nuevo método para eliminar las células con infección latente

Un grupo de científicos en Estados Unidos ha hallado un nuevo método para suprimir células en las que el VIH persiste latente e invisible para el sistema inmunológico y los medicamentos antivirales. El estudio, publicado por la revista británica Nature, revela que estos científicos han conseguido “diseñar específicamente” un nuevo anticuerpo que podría en el futuro reducir el número de células que albergan el VIH en pacientes con Sida. Este anticuerpo activa células en las que el VIH ha permanecido latente y, al mismo tiempo, dirige las llamadas “células T” para que las destruya.

Fuente: Infosida

Malaria ayudará a combatir el cáncer

Los científicos de la Universidad de Copenhague, Dinamarca, y de la Columbia Británica, Canadá encontraron por accidente, un remedio contra el cáncer al revelar que la proteína de la malaria puede ser eficaz en la lucha contra el cáncer.

Originalmente la investigación científica estaba destinada a buscar una vacuna capaz de resguardar a las mujeres embarazadas de la malaria, una enfermedad que puede dañar gravemente la placenta. Por pura casualidad encontraron que las proteínas de la malaria pueden terminar con las células cancerígenas. De esta manera, la vacuna contra la malaria podría inyectarse a las células cancerosas y con ayuda de una toxina, eliminarlas, según informó la revista Cancer Cell. La explicación estriba en que el carbohidrato que facilita que el parásito de la malaria se una a la placenta de las mujeres embarazadas es igual a uno que se halla en las células cancerosas. El carbohidrato, a su vez, garantiza el rápido crecimiento de la placenta y cumple la misma función en las células cancerosas.

Fuente: Publimed

Identifican el gen responsable de las metástasis de cáncer de mama a huesos

Un estudio liderado por el investigador ICREA en el Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona), Roger Gomis, publicado en «Journal of National Cancer Institute», revela el gen que permite a las células tumorales de mama anidar en los huesos y crear nuevos tumores, es decir, hacer metástasis.

Las metástasis óseas son el único tipo de metástasis que disponen de fármacos que, si bien no las curan, las controlan. Ahora bien, la terapia sólo se administra cuando la metástasis se revela y suele ser demasiado tarde. Estudios preliminares parecen señalar que los mismos fármacos para tratarlas serían igualmente válidos para evitarlas por eso identificar los pacientes que estén a riesgo de desarrollar metástasis es tan importante. «Es aquí donde el descubrimiento del IRB Barcelona puede ser de gran utilidad para la clínica», anticipa Gomis.

Cerca de un millón de nuevos casos de cáncer de mama se diagnostican al año, el tratamiento preventivo contra las metástasis a hueso puede tener efectos secundarios indeseables y un coste elevado, por lo tanto, no se puede administrar masivamente, aún más cuando ya se sabe que sólo un 15-20% desarrolla metástasis con el tiempo. «Para hacer un ensayo clínico bien diseñado primero hay que saber qué pacientes se pueden beneficiar y qué pacientes no. Y nosotros, con estos descubrimientos, ofrecemos una herramienta discriminatoria que no existía», señala Gomis.

Fuente: ABC.es

Comenta y se parte de nuestra comunidad