Alrededor de 100 millones de americanos sufren de dolor crónico (también conocido como dolor persistente) como consecuencia de una variedad de enfermedades y condiciones. Esta molestia puede ser difícil de manejar pues cada persona siente y responde al dolor de forma distinta. En otras palabras, el dolor es una experiencia subjetiva. Dolor 2

También puedes consultar: Melodías ancestrales sirven como terapias alternativas

La forma en que una persona siente el dolor puede estar relacionada con varios factores:

Factores biológicos

  • Grado de la enfermedad o lesión.
  • Presencia de otras enfermedades o condiciones.
  • Genética: los rasgos hereditarios y variaciones en el organismo humano.

Factores psicológicos

  • Ansiedad, miedo, culpa, enojo y depresión.
  • Pensar que el dolor es debido a algo peor de lo que realmente es.
  • Sentirse incapaz de manejar el dolor.

Factores sociales

  • Cómo otros cercanos a usted reaccionan al dolor.
  • Ambiente laboral o exigencias del trabajo.
  • Acceso a atención médica.
  • Creencias culturales.Dolor }3

También puedes consultar: Terapias regenerativas con láser

Cómo entender los tipos de padecimiento
El dolor es muy común en las personas con trastornos hemorrágicos. Por lo general, las personas con trastornos hemorrágicos califican su malestar a diario como un 5 en una escala de 1 a 10. Lamentablemente, el dolor frecuentemente no se maneja de manera adecuada. Aunque puede ser inquietante y afectar su salud física y emocional, se puede manejar de manera eficaz con la estrategia adecuada.

Hay dos tipos de dolor: el agudo y el crónico. Dolor agudo. Este tipo de dolor es de corto plazo (aunque esto quiere decir que puede durar días u horas) y puede ser grave. Cuando se relaciona con episodios hemorrágicos, se debe tratar inmediatamente. Dolor crónico (también conocido como dolor persistente). Este tipo de dolor dura por meses o más y es caracterizado por una molestia continua. Generalmente es la consecuencia de un daño a las articulaciones y otras partes del cuerpo, posiblemente a causa de previos episodios hemorrágicos.

Tratamiento
Técnica R.I.C.E. Después de determinar si debe o no hacerse una infusión, debería tratar el dolor agudo por medio del acrónimo R.I.C.E.: descanso (rest), hielo (ice), compresión (compression) y elevación (elevation).

  1. Descanso. Evite el uso de la parte del cuerpo afectada durante 24 a 48 horas. Si sospecha una hemorragia, puede también utilizar una tablilla en la articulación para limitar su movimiento.
  2. Hielo. Aplique hielo en el área afectada. El hielo aprieta los vasos sanguíneos y ayuda a reducir el malestar y la inflamación.
  3. Compresión. Utilice vendas elásticas en el área afectada. La compresión sirve para reducir  y prevenir que siga la hemorragia.
  4. Elevación. Mantenga la parte del cuerpo afectada elevada. La elevación reduce la inflamación.Dolor 4

También puedes consultar: Terapias antiestrés

Fuente: Steps for Living

Comenta y se parte de nuestra comunidad