La carboxiterapia es una de las mejores terapias para combatir celulitis, flacidez y cúmulos grasos localizados.

Es un método no invasivo que consiste en la aplicación del gas Dióxido de Carbono por vía subcutánea mediante pequeñas infiltraciones en los tejidos afectos. La carboxiterapia tiene también aplicaciones en Medicina Estética Facial.Carbo 1

También puedes consultar: Embellece tu figura sin cirugía

El origen de esta terapia se encuentra en la estación de Aguas Termales de Royat (Francia), cuando un grupo de cardiólogos, en la década de los 50, aplican el tratamiento a pacientes que presentaban diferentes enfermedades con un denominador común: un déficit en la circulación sanguínea.

La celulitis se ha definido como una dermopatía vasculopática. Es un proceso muy complejo en cuya Fisiopatología hay como denominador común: un Trastorno Microcirculatorio a nivel local. Al no producirse un drenaje correcto de los adipocitos, los desechos e impurezas se acumulan de forma líquida al principio para adquirir después una consistencia espesa (o gel).

También puedes consultar: Cuando acudir a la cirugía plástica y la medicina estética

Carbo 2La presencia de este gel con sustancias tóxicas no drenadas produce una irritación de los Fibroblastos que responden produciendo colágeno, dando como resultado unos puentes cicatriciales que traicionan y estrangulan a los vasos, dificultando aún más el metabolismo de dicho tejido y cerrando un círculo vicioso que da como resultado la temida “celulitis”.

La inyección de CO2 por medio de la carboxiterapia produce en la circulación una mejora del intercambio gaseoso, reestableciendo la microcirculación, aumentando la cantidad y velocidad de flujo sanguíneo y rompiendo el círculo vicioso que se produce en los tejidos afectos.

También puedes consultar: Las ojeras sí pueden mejorarse

La mejora en el intercambio gaseoso permite que el O2 sea utilizado para las reacciones metabólicas, entre la que se encuentra la combustión de las grasas (mecanismo por el cual se justifica la disminución del tamaño de los adipocitos; proceso oxidativo lipolítico fisiológico), a lo cual se suma la disminución de volumen del tejido entre los adipocitos por el mecanismo anteriormente expuesto. Ésto da como resultado una mejora en la calidad de la piel , una disminución de volumen de la zona y el alivio de los síntomas que acompañan a la celulitis, como pesadez.

Fuente: IML