La menopausia es una etapa más de la vida de las mujeres, aunque es cierto que motivado a los cambios hormonales y fisiológicos que experimenta el cuerpo (cese de la menstruación) puede llegar acompañada de algunas molestias (sofocos, por ejemplo). Igualmente puede afectar desde el punto de vista emocional. ¿Cómo evitarlos? El seguir una dieta apropiada y ejecutar actividad física de forma regular es un buen modo de lidiar con la menopausia, y entre los ejercicios más sencillos y útiles está el yoga. Vamos a ver todo lo que puede hacer el yoga, una disciplina legendaria, por nuestra salud física y emocional en la etapa de la menopausia.

Beneficios del yoga en la menopausia

Diversos estudios científicos han garantizado la práctica de yoga como beneficiosa en la menopausia. Así, entre otros, ayuda a reducir la intensidad y periodicidad de los sofocos, reduce a la mitad el malestar psicológico mediante el fortalecimiento de la autoconfianza, mejora la relajación y disminuye el nerviosismo típico de este periodo, beneficia el descanso e, inclusive, puede ayudar a conservar equilibrados los niveles de colesterol bueno. Poderosas razones para practicar yoga, la disciplina adecuada para cualquier mujer.

Ejercicios de yoga útiles en la menopausia

En el caso de las mujeres, los ejercicios más apropiados en la etapa de la menopausia son los que están dirigidos a obtener la relajación y, al mismo tiempo, fortalecer la mente y el cuerpo. Todo, por supuesto, acompañado de la respiración lenta y profunda.

Podemos iniciar con las asanas simples (posturas de yoga), como el Virasana, igualmente conocida como la posición del héroe, una de las clásicas posiciones sentadas de yoga, que extiende las caderas, los muslos y los tobillos, al tiempo que mejora la postura.Y perfecta porque predispone a la meditación.

Del mismo modo puede ser útil la posición del saludo al sol con 12 pasos.

Comenzamos en la postura de relajación (de pie y brazos estirados a lo largo del cuerpo), y lentamente se expira y se llevan las manos al pecho, en la primera postura.

  • Inspirando, brazos arriba y hace atrás
  • Expirando hacia adelante
  • Pierna derecha hacia atrás inspirando
  • Pierna izquierda hacia atrás reteniendo el aire
  • Rodillas, pecho y mentón al suelo
  • Inspirando
  • Estirando caderas arriba
  • Inspirando y pie derecho hacia delante
  • Expirando pie izquierdo hacia delante
  • Inspirando y subiendo las manos al frente, arriba y atrás
  • Expirando y al frente para recuperar la postura de relajación. Sencillos ejercicios que, además de purificar la mente, ayudan a tonificar el cuerpo.

Lógicamente, a la hora de realizar cualquier actividad hay que tener en cuenta la forma física de la mujer, adaptando los ejercicios a su condición y, en este caso, a los síntomas que más molestias ocasionan.

También puedes consultar: Yoga en casa

Fuente: Ellahoy