Todos sabemos que ejercitarse es importante no sólo para tu bienestar general, pero también para tu salud mental.  Si posees deseos de hacerlo pero no sabes por donde empezar, aquí tienes unas cuantas recomendaciones que ciertamente te ayudarán:

  • Empieza estableciendo pequeñas metas. De esa forma cada vez que logres uno de estos  objetivos te sentirás exitoso y así crearás una conexión favorable con el ejercicio, lo cual a su vez te ayudará a  mantenerte motivado para hacerlo.  Escoge dichas metas con criterio realista.  Hay muchos comerciales de productos que prometen la pérdida de peso a corto plazo, pero muy pronto se revelan inútiles y por ende desalentadores. Lo que si funciona es comer de una manera verdaderamente saludable y mantenerse en movimiento.
  • Si no has hecho ejercicio en mucho tiempo, comienza despacio y con el tiempo agrega mayor cantidad e intensidad a tu rutina.
  • Anótalo en tu calendario como lo harías con cualquier otra cita o compromiso.  Si tú  no decides que día y a que hora vas a ejercitar, las emergencias del día a día se interpondrán.
  • Planea tu rutina con la mayor cantidad de detalles posibles, y del mismo modo trata de programar las sesiones hacia el principio de la semana, de forma que si algo falla, todavía puedas compensarlo otro día hacia el final de la misma.
  • Elige un tipo de actividad física que te guste, ya que hay muchas opciones hoy en día:  baile, aeróbicos en general, yoga, pilates, Kick-boxing, tai-chi, caminar, andar en bicicleta, nadar. Practicando algo que te guste y que te sea conveniente, tendrás mucho más deseos de hacerlo.
  • Desarrolla sistemas de apoyo.  Puede ser una persona a la cual le reportas semanalmente tu progreso y viceversa; o tener un compañero/a con quien ejercitar.

Fuente: Vidaysalud

Comenta y se parte de nuestra comunidad