La anemia es una enfermedad que surge debido a una disminución de la hemoglobina en los glóbulos rojos. Esta afección, que puede ser causada por una pérdida de sangre, por la falta de producción de glóbulos rojos por la destrucción de los mismos, afecta aproximadamente a 1.620 millones de personas en todo el mundo, lo que corresponde al 24,8 % de la población, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Si bien puede afectar a cualquier persona, su ocurrencia es mayor en los niños en edad escolar (un 47,4 %), sobre todo la causada por la falta de hierro, también denominada anemia ferropénica, ya que los bebés y los niños en edad de crecimiento requieren más de este mineral que el resto de personas.

Esta falta de hierro logra afectar a múltiples órganos del cuerpo y suele estar originada, en mayor medida, por la ausencia de dicho mineral en la dieta. Según la Sociedad Española de Cardiología, la solución principal a este problema recae en la ingesta oral de hierro, pero del mismo modo en un cambio en la nutrición que puede residir en la introducción de los siguientes alimentos en la dieta diaria:

Lee: Los errores a evitar al comenzar una nueva dieta

Desayuno

El desayuno se considera la comida más importante del día por lo que es fundamental aprovisionar a nuestro cuerpo de la mayor cantidad de energía que sea posible para la jornada

  • Café o infusión con leche desnatada o leche desnatada con cereales: La leche no es sólo rica en calcio, sino que igualmente es importante para la función nerviosa, la contracción muscular y la coagulación de la sangre, ésta última primordial disminuir las pérdidas de sangre.
  • Pan con aceite.
  • Pan con una loncha de jamón de york o jamón serrano.
  • Pieza de fruta: Desde la sociedad destacan la importancia del consumo de cítricos, como naranja, mandarina, kiwi, pomelo o fresa, que aportan vitamina C y que ayudan a la absorción del hierro.
  • Yogur líquido: En términos generales y sin necesidad estar enfermo, es conveniente que incluyamos este alimento en la dieta, sobre todo después de haber tomado antibióticos para reforzar el sistema inmunológico.
  • Compota de manzana.
  • Galletas tipo María.
  • Jugo de naranja: Bajo en calorías pero muy rico en vitamina C.
Media mañana

Para impedir el “picoteo” entre horas, ocasionado por la ansiedad si se ha desayunado temprano. La SEC recomienda una gran variedad de alimentos que se pueden ingerir a estas horas:

  • Yogur desnatado de frutas.
  • Barrita de cereales.
  • Queso desnatado.
  • Zumo de naranja.
  • Yogur desnatado con cereales.
  • Pan con queso fresco.
  • Café o infusión con leche desnatada.
  • Galletas tipo María.
Comida

Las legumbres representan una de las mayores fuentes naturales de hierro, por lo que deben ser piezas clave en la dieta. Las lentejas en especial poseen una cantidad mayor y además están enriquecidas con proteínas y son bajas en grasas.

En cuanto a los alimentos de origen animal, contienen hierro que se absorbe un 30 % más que los de origen vegetal.

También puedes consultar: Naranja y zanahoria contra la anemia

Fuente: dmedicina

Comenta y se parte de nuestra comunidad