Un intestino sano es esencial para obtener un vientre plano, ya que los problemas de tránsito intestinal pueden provocar hinchazón. La denominada dieta Swift se presenta como el régimen ideal para obtener un vientre plano comenzando por cuidar la salud del intestino. Una dieta diseñada por la nutricionista americana Kathie Madonna Swift, autora del libro “La dieta del intestino sano”. Una dieta que nos expone cómo la salud del intestino, y en concreto las bacterias que cobija, del mismo modo influye en la capacidad de nuestro cuerpo de perder peso. De acuerdo con la autora, una deficiente flora intestinal puede aumentar las posibilidades de sufrir determinadas enfermedades, al tiempo que nos resultará mucho más dificultoso conservar nuestro peso ideal.

  1. Vigilar el consumo de grasas animales

Una de las primeras premisas de esta dieta es prestar mucha atención a las grasas de origen animal, ya que estas benefician la proliferación de bacterias que igualmente pueden ser perjudiciales. El exceso de grasa en la dieta puede inducir una respuesta inflamatoria en el tracto intestinal.

  1. Moderar el consumo de azúcar

Otra de las claves es consumir azúcar con moderación. En apoyo de esta premisa hay varios estudios, como el ejecutado por investigadores de Harvard que establecieron que obtener más del 21% de la ingesta diaria de calorías de azúcares añadidos duplica el riesgo de enfermedad cardíaca.

  1. Alimentos ricos en fibra

La dieta Swift apuesta en particular por algunos alimentos como el ajo, espárragos, avena, plátanos, almendras y verduras de hojas verdes. Los alimentos con alto contenido en fibra deben formar parte de la dieta diaria ya que son fundamentales para la nutrición de las bacterias intestinales.

Alimentos-con-fibra

Lee: Dieta de Mayo Clinic ofrece un método sano para todo el año

  1. Granos integrales

La dieta Swift otorga gran importancia a los granos enteros, fundamentalmente aquellos que no contienen gluten. Esta dieta recomienda el consumo de amaranto, trigo sarraceno y la quinoa, que se tolera sencillamente incluso en el caso de los intestinos más sensibles.

  1. Evitar carbohidratos y lactosa

La dieta Swift exhorta a reducir los alimentos que contienen hidratos de carbono, la leche y sus derivados, que fermentan con facilidad y pueden causar la acumulación de gases intestinales y distensión abdominal, haciéndonos más vulnerables al intestino irritable o reflujo gastroesofágico.

  1. Cuidado con la cafeína

Siguiendo las recomendaciones de la dieta Swift, hay que moderar el consumo de cafeína, ya que puede estimular las hormonas del estrés y su influencia en el intestino. Por esta razón, esta dieta solo permite una taza de café al día. Podemos reemplazarlo por una infusión o té.

cafe-y-te-verde

  1. Chocolate y miel

Esta dieta sí admite tomar, sin abusar, chocolate y miel, alimentos a los que considera buenos para la salud. El consumo de chocolate negro reduce el riesgo de enfermedades del corazón. La miel del mismo modo asegura la proliferación de las bacterias buenas para el intestino.

  1. Menú dieta Swift

Desayuno: 2 magdalenas con jugo de jengibre y zanahoria o de naranja.

Comida: 85 g de ensalada de pollo con 1 manzana, 1 tallo de apio y 160 g de lechuga; o pescado (80 g de atún o sardinas en salmuera) con verduras y aderezo de limón y eneldo.

Cena: 110 g de camarones con limón y eneldo con 110 g de col china con sésamo o 110 g de pechuga de pollo con hierbas y verduras asadas.

También puedes consultar: Nutricionistas alertan de los riesgos de las “dieta milagro”

Fuente: ellahoy

Comenta y se parte de nuestra comunidad