Muchas veces el entorno o la sociedad te empuja a no sentirte en un «estado ideal de bienestar» y es entonces cuando aparecen los miedos, celos y malos pensamientos.

La psicóloga experta en fertilidad te da una serie de recomendaciones para superar estas situaciones cuando quieres quedar embarazada y no lo logras.Mujer 1

También puedes consultar: “Besos paternales” ¿cuál debe ser el límite?

Si le preguntas a muchas personas al azar cuál ha sido el momento más feliz de sus vidas, la mayoría de ellas te responderán que el día en el que nacieron sus hijos. Si les pides a estas mismas que te expliquen el por qué no sabrán explicarte las razones, puesto que su bebé hasta el momento de llegar al mundo no era más que un deseo abstracto. Ahora que ya se encuentra entre ellos, el amor que sienten hacia él tampoco se puede expresar o definir bien con palabras. Sólo lo conocen quienes son también padres.

Se puede decir que con el deseo de ser madre no materializado, ocurre lo mismo. Cuando una mujer no logra quedarse embarazada se siente triste, deprimida, infeliz e incluso amargada y, si lo exterioriza, a veces se encuentra con cierta incomprensión. Pero tranquila, es normal.

Para ayudarte la experta psicóloga Victoria Martínez te dará unos consejos que te serán de mucha ayuda:

Lo primero que tienes que tener en cuenta, según recuerda la psicóloga es que la medicina reproductiva ha evolucionado muchísimo en las últimas décadas y es posible que exista una solución para tu caso. No tires la toalla. Consulta. Prepárate para un proceso que a veces puede ser largo, pero que te puede ayudar a cumplir tu sueño.

Si a tu alrededor, amigas, compañeras de trabajo, cuñadas, hermanas comienzan a quedarse embarazadas o a ser mamás, no desesperes, trata de controlar los celos, y tampoco te culpes por tenerlos. Es inevitable que aparezcan sentimientos de enfado, celos y envidia hacia otras personas que sí han conseguido el embarazo, tristeza, incertidumbre, junto a muchos otros, pero es importante saber que son bastante comunes cuando una persona no se encuentra en su estado “ideal de bienestar”.Mujer 2

También puedes consultar: Relacionan el sedentarismo durante el embarazo con el aumento de la depresión

Si te identificas con esta situación, plantéate las siguientes preguntas:

-¿Qué pasó por mi mente para sentirme celosa o enfadada?
-¿Qué situación fue la que desencadenó esos sentimientos?
-¿Mis pensamientos se corresponden con la realidad o solo con el que sería mi estado ideal?
-¿Estos pensamientos negativos me ayudan o perjudican?

Una vez que la situación que desencadena estos sentimientos está clara y entiendes qué es lo que te sucede, puedes elaborar una lista que te ayude a salir de ese torbellino de emociones negativas.

Fuente: En Femenino

Comenta y se parte de nuestra comunidad