Ser un consumidor comprometido que quiere cuidar el medio ambiente es cada vez más un anhelo usual, por ello, conjuntamente del veganismo o la dieta vegetariana, hoy en día existe una nueva tendencia alimentaria: la dieta climariana.

Los climarianos seleccionan para su consumo aquellos alimentos que posean menor impacto en el medio ambiente, y eligen entonces, productos cuya influencia en el efecto invernadero o en el calentamiento global sea inferior.

El objetivo final de llevar una dieta climariana es invertir o aplacar el cambio climático, y para ello, no sólo se elige los alimentos más ecológicos o con menor impacto en el medio ambiente por su forma de producción, sino del mismo modo, por su consumo y distribución.

Lee: ¿Estás a dieta? Tips para no “pecar”

Se comen sobre todo alimentos producidos localmente, se impiden al máximo los desperdicios y se seleccionan en su mayoría aquellos ingredientes cuya producción no genere gran cantidad de gases de efecto invernadero, por ejemplo: frutas, verduras, granos enteros y todos ellos sin procesar.

Al mismo tiempo, se optan por carnes frescas y no procesadas y predominan en la dieta del climariano aquellas que no derivan de rumiantes, como aves, pescados o cerdo, pudiendo consumir pequeñas cantidades de carne de res, pero ésta última genera con su producción un gran impacto ambiental.

Motivado a que si se reduce el consumo se disminuye la producción, los climarianos intentan llevar una alimentación lo más ecológica posible y escogen sus platos en función del impacto ambiental que poseen, por ello, no se trata de ser vegano ni tampoco de llevar una dieta muy estricta, sino de una nueva tendencia alimentaria que fija sus intereses en el cuidado del planeta ante todo.

Una filosofía distinta y muy alentadora si pensamos en el futuro de la alimentación y que todos, deberíamos contribuir a garantizar la producción de alimentos a largo plazo.

También puedes consultar:  Descubre la dieta de los colores

Fuente: Vitonica

Comenta y se parte de nuestra comunidad