La actividad física se fracciona en dos grandes grupos: el ejercicio aeróbico y el anaeróbico. Requieren de esfuerzos diferentes y, a su vez, producen resultadosdistintos en el cuerpo. Lo ideal: una combinación de ambos.

Marilú Acosta, especialista en Promoción de la Salud, expone que “Al realizar actividad física se acelera el metabolismo porque aumenta nuestros requerimientos energéticos. Las células tienen que trabajar y para eso requieren de ATP (adenosin trifosfato, el combustible para las funciones celulares). Se pueden obtener ATPs de dos maneras: uno mediante la utilización del oxígeno y la otra sin oxígeno. De aquí que se llame ejercicio aeróbico o anaeróbico”.

Del mismo modo, los músculos están formados por dos tipos de fibras, las rápidas y las lentas. Cada organismo tiene su propia proporción de ambas y a eso se debe que las personas posean mayor facilidad para uno u otro tipo de ejercicio.

Las fibras rápidas funcionan anaeróbicamente y como resultado producen ácido láctico, que es el responsable del dolor de músculos después de ejercitarlos, así como de los calambres. Las fibras lentas utilizan la glucosa durante los primeros minutos como fuente de energía, pero luego usa la grasa. Se puede decir que cerca de la mitad de las calorías consumidas por los músculos después de 20 minutos de ejercicio aeróbico vigoroso proviene de la grasa.

Lee: 4 rutinas de ejercicios para hacer antes del trabajo

Actualmente se descubrió que realizar varias repeticiones de ejercicios de alta intensidad, pero corta duración, es decir, de segundos a no más de dos minutos, intercalando posteriormente con minutos de recuperación,  ayuda a suprimir grasa rápidamente, cuando se combina con sesiones de ejercicios lentos y prolongados, apuntó Acosta.

El corazón es un músculo que sólo utiliza el metabolismo aeróbico, así que cualquier tipo de ejercicio lo mantiene en óptimo funcionamiento. “Lo ideal es combinar el metabolismo aeróbico con el anaeróbico”, señaló la experta.

“Recordó que antes de iniciar una rutina de ejercicios es importante ejecutar un chequeo de salud, para corroborar qué tipo de ejercicios puedes realizar, al igual que tantear atentamente tu alimentación. Siempre es recomendable hacer una consulta con un especialista en nutrición para que te dé una dieta con los nutrientes, vitaminas, carbohidratos y minerales que necesitas”, finiquitó.

Beneficios de cada tipo de ejercicio

Ejercicio aeróbico (trote, caminata rápida, correr, natación, ciclismo, esquiar, etc.):

  • Es de ritmo moderado.
  • Tonifica los músculos.
  • Mejora la circulación.
  • Reduce la presión arterial.
  • Mejora la capacidad pulmonar.
  • Fortalece el corazón.
  • Aumenta el número de glóbulos rojos (los que transportan el oxígeno).
  • Reduce el contenido corporal de grasa.

Ejercicio anaeróbico (tenis, levantamiento de pesas, carreras de velocidad, saltos, etc.):

  • Es de ritmo rápido y de mayor intensidad.
  • Aumenta el rendimiento.
  • Fortalece los huesos.
  • Mejora la velocidad.
  • Mejora la fuerza.
  • Reduce el riesgo de atrofia muscular.

También puedes consular: Ejercicios para ponerte en forma rápido

Fuente: clarin

Comenta y se parte de nuestra comunidad