Salud Auditiva
Foto Referencial

«Es riesgoso asearse o rascarse los oídos introduciendo objetos como hisopos, papel higiénico, clips o pasadores», manifestó el especialista Luis Humberto Govea Camacho.Oídos 1

También puedes consultar: Sonidos que pueden dañar los oídos

El jefe de Otorrinolaringología del Hospital de Especialidades del IMSS en Jalisco, México indicó que «es increíble que en el siglo XXI, la gente acuda al especialista en otorrinolaringología para que resuelva problemas generados por esta mala práctica, que va desde formación de tapones de cerilla hasta la perforación del conducto auditivo».

Refirió que la limpieza del oído se lleva a cabo por mecanismos naturales a través de unas pequeñas vellosidades ubicadas en el conducto auditivo, «médicamente llamadas cilios, las cuales al estar en movimiento realizan un barrido de la basura que pueda ingresar a dicho órgano». Detalló que existe una prueba, que es mostrada a los pacientes, y consiste en la aplicación en el interior del oído, de «una gota de tinta china, la cual es observada al microscopio durante 21 días al cabo de los cuales es desplazada al exterior por el movimiento de los cilios».

«Así, el hecho de introducir objetos al oído con la intención de limpiarlos o rascarlos, altera dicho mecanismo de barrido natural, lo cual a su vez redunda en la acumulación de cerumen, forma tapones que entre otras molestias, provoca disminución de la audición», afirmó.A young, beautiful, happy woman cleans her ear

También puedes consultar: Conoce las enfermedades más comunes en los oídos

Enfatizó que cuando se introducen objetos metálicos como plumas, pasadores o clips existe riesgo de perforación del conducto auditivo debido a su conformación carente de músculo y grasa.

«Es una zona donde solo hay piel y hueso, y es muy fácil lastimarla, de ahí que sea frecuente que personas lleguen al consultorio con sangrado del oído luego de haber usado clips y otros objetos metálicos para rascarse».

Recomendó que durante el baño diario se haga una limpieza de la parte externa del oído. «Es aconsejable tocar el pabellón auricular y cada uno de los pliegues, donde se va a percibir esa sensación de grasa, de algo adhesivo, esa es la basura que ha sido barrida por las vellosidades del conducto auditivo». Eso es lo que hay que lavar, solo con agua y jabón, y secar perfectamente, todo por fuera, nada por dentro, expresó.

También puedes consultar: ¡Cuida tus oídos de los ruidos!

Fuente: Azteca Noticias

Comenta y se parte de nuestra comunidad