La viagra, diseñada originalmente como remedio para la hipertensión, o la administración de nitroglicerina en pacientes con dolencias cardiovasculares son famosos ejemplos de lo que podíamos llamar medicamentos “de rebote” o “de chiripa”, compuestos creados para un determinado fin y que terminan siendo más útiles en otras patologías.Pastillas

También puedes consultar: Guanábana: ¿una posible cura contra el cáncer?

Es el caso del descubrimiento que acaba de anunciar un grupo de investigadores norteamericanos en la revista Cancer Research: fármacos que habitualmente se prescriben para tratar taquicardias, insuficiencias y arritmias del corazón o infecciones podrían tener efectos anticancerígenos. En concreto, 14 compuestos de uso común han pasado la criba tras poner a prueba más de 1.100 medicinas aprobadas por las autoridades sanitarias estadounidenses.

El objetivo de los investigadores es encontrar un antídoto contra el insidioso modus operandi del cáncer, que silencia mediante mecanismos epigenéticos –por decirlo brevemente, la manera en que los factores externos modifican la expresión de los genes– el ADN celular encargado de suprimir los tumores.Pastillas 2

También puedes consultar: Cáncer: ¿una enfermedad emocional?

“Hemos descubierto que alterar los flujos de calcio puede servir en nuestro propósito. Todos los fármacos seleccionados actúan sobre el canal de calcio y activan una enzima con efecto antitumoral”, explica Noël Ryan, principal investigador del trabajo y profesor del Departamento de Farmacología de la Universidad de Montreal (Canadá).

Se da la circunstancia que la mitad de los candidatos son los llamados glucósidos cardiacos o digitálicos (compuestos derivados de la planta digital, Digitalis purpurea), lo cual se ajusta a la estadística, ya que los pacientes que toman ese fármaco contraen menos tumores malignos. Y si los padecen, sus efectos son menos agresivos.Pastillas 3

También puedes consultar: El cáncer se previene desde la lonchera

Fuente: Muy Interesante




Comenta y se parte de nuestra comunidad