“La comunicación, al igual que los tumores, puede ser benigna o maligna”. Esta afirmación corresponde al especialista inglés en cuidados paliativos terminales, Robert Twycross. Aplicada a la vivencia del cáncer, recuerda el papel fundamental de la comunicación médico-paciente y de la relación de éste último consigo mismo y con su entorno en un mejor manejo de la enfermedad.

María Alejandra Carvallo, psicóloga adjunta al servicio de Radioterapia y Medicina Nuclear del Hospital Clínico Universitario de Caracas, conoce bien cuáles son las dudas que se entretejen en la mente de quienes reciben un diagnóstico de cáncer, pero mejor aún, cómo debe transmitirse esa noticia para lograr el menor impacto emocional.

“La comunicación tiene que ser franca y honesta, reducir las angustias y permitir hacerle frente a las incertidumbres”, apunta.

Añade que, incluso, está en discusión la posibilidad de erradicar la palabra cáncer, pues hay lesiones malignas más benévolas que podrían escapar de tan preocupante sustantivo.

Recomienda a cada médico que deba comunicar el diagnóstico que procure hacerlo en un espacio libre de ruido y que sea capaz de destinar más de 10 minutos para explicar los pasos a seguir, así como las posibilidades, consecuencias y limitaciones del tratamiento que suministrará.

“Hay muchos mitos que se tienen que enfrentar, como el temor a morir porque un familiar, vecino o amigo haya muerto de cáncer, o aquello de que si el cáncer se opera hay riesgo de que se riegue”, aclara.

médico-comunica-cáncer-a-tu-salud

 

Lee: Convertir al cáncer en enfermedad crónica genera esperanza

Apoyo para todos y en todas las etapas

No sólo al momento de diagnosticar un cáncer se debe ofrecer la cooperación psicológica. El apoyo es crucial en todas las fases. “Todos en algún momento deberían recibir apoyo. Hay personas optimistas al inicio, que luego caen”, indica. Destaca además que el insomnio y la pérdida de apetito pueden ser síntomas que advierten un cuadro depresivo.

Los familiares o entorno de la persona que vive con la enfermedad también deben ser involucrados en la red de apoyo emocional. Son ellos quienes se convierten en el bastión de la lucha y quienes también pueden acusar un mayor deterioro anímico. Al respecto, Carvallo señala que se debe aprovechar el acompañamiento a la consulta para insistir en que esos familiares o amigos se sometan a los chequeos preventivos correspondientes, según sus antecedentes personales y factores de riesgo.

 paciente-doctor-a-tu-salud

Lee: Famosos que han ganado la lucha contra el cáncer

La muerte como imagen presente

Cada vez que el temor al fin de la existencia salga a flote, es obligación del especialista tomarlo en consideración. “El paciente muchas veces lo va a tocar. Hay que preguntarle entonces qué quiere hacer antes de morir, a quién quiere perdonar, a dónde quiere viajar, qué asunto legal debe resolver. Procurar cumplir todos sus deseos no es quitarle la esperanza,. Es tiempo robado no decirle a la gente con franqueza que puede morir y cómo puede aprovechar su tiempo”, expresa.

Lee: Cáncer: ¿una enfermedad emocional?

Comenta y se parte de nuestra comunidad