zika-a-tu-salud
Foto. Alejandro Córdoba

La noche del lunes noté que mi cara comenzó a tornarse de color rojo. Sin embargo, no me asusté y deduje que el calor del día me había puesto así, ya que había caminado mucho.  Me acosté a dormir tranquila, porque al día siguiente tenía que ir a trabajar.

Era mi primer día de trabajo, así que me levanté a las 5 de la mañana. Lo primero que hice fue caminar a la sala y mirarme al espejo. Inmediatamente noté que mi rostro estaba aún más rojo. Levanté mi camisa de pijama y me miré los brazos. Tenía muchos puntos rojos.

La erupción me asustó un poco, pero tras notificar a mis padres y mi novio, salí a enfrentar mi primer día de trabajo.

Me monté en el Metro, llegué temprano a mi trabajo y comencé a cumplir mi pauta. Pero poco a poco mi cuerpo daba más signos de que algo no andaba bien.

A las 10 de la mañana, tenía un gran malestar, me dolía mucho el cuerpo y sentía escalofríos. Lo mejor será acudir a un centro médico.

Así lo hice, y fue allí donde me diagnosticaron Zika. Tres días de reposo, descanso, mucho líquido, acetaminofén y un antialérgico.

Si tú quieres saber más sobre el Zika y reconocer sus síntomas a tiempo, consulta: Todo lo que debes saber del Zika

 

erupciones-en-la-piel-a-tu-salud

Actualidad sobre el Zika

 

Ante la próxima realización de los Juegos Olímpicos durante el mes de agosto en Brasil, autoridades de la OMS declararon que para la fecha, el brote de virus Zika habrá disminuido bastante, por la llegada del invierno a Brasil. Asimismo, se anunció la visita al país suramericano, la semana entrante, de la presidenta del organismo, Margaret Chan.

Si quieres saber más sobre el Zika, lee las recomendaciones de Mayo Clinic.

 

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad