Un amigo le pide prestado su carro para hacer una diligencia y no sabe cómo decirle que no,… un vendedor persiste en que compre un artículo de dudosa calidad y usted por pena lo compra… El jefe lo desafía con hostilidad enfrente de sus compañeros de trabajo  y usted permanece callado….en la oficina hay personas que no cumplen lo planificado…

Para muchas personas estos casos representan situaciones de alta tensión en las cuales no encuentran una forma de respuesta conveniente y satisfactoria. ¿Qué hacer para mejorar? Estas son las personas típicamente inasertivas.

La asertividad, es una orientación que señala la forma como una persona puede negociar las demandas del entorno social con sus propios intereses como individuo.

No se trata de intentar  controlar  fríamente la expresión de las emociones, ni actuar o hacer lo que se quiera, sin tomar en cuenta a los otros. La asertividad involucra tanto la expresión espontánea de lo que la persona quiere, como el respeto a los derechos de los demás.

Las otras dos formas de comunicación son disfuncionales: tanto el sumiso como el agresivo usan métodos indirectos para expresar lo que quieren o sienten, y crean un desbalance de poder en la cual las dos posiciones pueden mezclarse o a menudo intercambiarse.

agresividad-a-tu-salud

Al negarse a hacer valer sus derechos la persona sumisa crea un desequilibrio  al darle a los demás más derecho que a sí mismo, mientras que la persona agresiva lo hace al atribuirse más derechos que los que le corresponden.

La situación se complica porque una persona sumisa puede acumular sentimientos de culpa, resentimiento, o miedos hasta volverse agresiva y llegar a responder en forma violenta o, inclusive, puede mezclar ambas reacciones en una combinación de una cara sumisa y un deseo enmascarado de venganza.

Por el contrario, el estilo asertivo busca una solución que permita equilibrar el balance de poder de todos aquellos involucrados, conduce a las negociaciones ganar-ganar.

La asertividad es el antídoto a la ansiedad, puesto que le provee a la persona la serenidad, la seguridad y la capacidad suficiente como para hacer valer sus derechos y expresarse de manera honesta y directa, actuar, sentir y pensar de manera adulta, madura y eficiente.

 

 Tips  para ser asertivo y ganador:

  • Hacer consciente los pensamientos que elijo para interpretar los hechos, mediante el método de preguntarme a mí mismo ¿qué estoy pensando?, ¿en qué me baso para pensar así? , ¿qué siento?

 

  • ¿Qué me digo a mi mismo cuando estoy logrando algo y cuáles son mis auto-verbalizaciones cuando se me presentan dificultades?

 

  • Sustituir auto-verbalizaciones inasertivas perdedoras por auto-verbalizaciones que infunden confianza y ayudan a mantener la calma y la objetividad: me siento orgulloso del esfuerzo puesto en esto, porque aunque fue difícil logré lo que me proponía.

 

  • Confío en mis propias capacidades y derechos.

 

  • No siempre logro lo que quiero, pero al menos obtengo mi propio respeto por haber actuado asertiva y serenamente.

 

La asertividad va enlazada directamente con la autoestima, se considera que ésta es  adecuada,  cuando somos capaces de dar expresiones de manera directa, honesta y espontánea de ideas, sentimientos y acciones sin ansiedad, haciendo valer los propios derechos pero sin pasar por encima de los derechos de los demás.

 

plantilla

Comenta y se parte de nuestra comunidad