En  estos tiempos en que el estrés, los deberes laborales y familiares, más el ritmo de vida delirante al que estamos sometidos la pregunta es todavía más compleja. Diversos estudios han pretendido dar con la clave que dé solución a esta pregunta, pero más allá de fundar en algunas proporciones la reciprocidad entre actitud personal e inclusive genética con la felicidad del individuo, ninguno de todos los estudios y las investigaciones efectuados a lo largo de los años han logrado hallar una definición que manifieste textualmente cuál es el secreto para lograr una felicidad plena.

A través de avances científicos e igualmente sociológicos sí se ha podido instaurar, no obstante, la reciprocidad entre hábitos de vida, actividades e inclusive tipos de relaciones sociales con el hallazgo de una felicitar personal, o al menos con un estado de ánimo más sublime. A continuación  se citan 5 ejemplos de actividades, habilidades y visiones ante la vida que ayudan a conseguir esa felicidad:

Meditación: Los ejercicios de meditación, persiguiendo unas u otras escuelas, ayudan, según se ha justificado a comprimir el proceso de estrés y estados de ansiedad y depresión. Se trata de estar concentrados, en silencio, en el tiempo y estado presente, lo que hace que el cerebro reduzca la actividad de pensamientos y se ‘reinicie’ de alguna forma desde un estado ausente de intranquilidades.

Meditacion-para-principiantes-4

Lee: Excusas que no te dejan tener felicidad

Voluntariado: unos científicos vieron que ser voluntario en causas sociales desempeñaba un significativo papel en salud psicológica. Los que desenvuelven este tipo de actividad reducen el peligro de depresión y manifiestan mejores resultados en exámenes que midan la seguridad y satisfacción consigo mismos.

Gasta dinero en los demás: Un estudio realizado en el 2008  descubrió que una mitad de un total de 46 voluntarios gastaran una cantidad de dinero en sí mismos mientras la otra lo hacía para los demás. Las conclusiones revelaron que el segundo grupo poseía un mayor índice de felicidad que el primero.

Invierte en cultura: Las personas que participaron en más actividades culturales -teatros, clubes de lectura, etc.  Poseyeron menos índices de depresión y ansiedad en un estudio que se efectuó entre más de 50.000 personas en Noruega.

Disfruta de la naturaleza: Sal a la calle y saborea la naturaleza que te rodea. Aprovecha de escaparte, porque las requieres. Así finiquita un estudio que halló menores niveles de cortisol, hormona relacionada con el estrés, en un grupo de jóvenes que habían pasado dos noches en contacto único con la naturaleza, a discrepancia con otro grupo que las pasó en la ciudad.

También puedes consultar: Felicidad: está en tu interior

Fuente: canal44

Comenta y se parte de nuestra comunidad