Hoy en día muchos estudios se han centrado en las lesiones deportivas, especialmente de los deportistas de alto rendimiento, buscando el proceso de reparación y regeneración de los tejidos.

Las lesiones son variadas y dependiendo de cuál sea el tipo, se pueden aplicar factores autólogos, es decir, provenientes del mismo paciente, que junto al ozono (O3) ayudan a regenerar el organismo.

El ozono contiene propiedades antiinflamatorias, antisépticas, modula el estrés oxidativo, mejora la circulación periférica y la oxigenación a nivel de los tejidos.

Suele utilizarse para tratar hernias discales, fibrosis postquirúrgica, lumbalgias crónicas. Además, en problemas de articulación de la rodilla, del codo,  de la cadera,  de la cintura escapular (Hombro), de la muñeca y del pie.

corredores-a-tu-salud-

Foto. Alejandro Córdoba

Lee: Ozonoterapia ¿para qué sirve?

Actualmente los factores autólogos se utilizan para recuperar problemas en tendones, desgarro y lesiones de ligamentos cruzados.

El Centro Médico Antienvejecimiento explica que el procedimiento con factores autólogos consiste en la extracción de una porción de sangre del mismo paciente que se centrifuga, dividiéndola en sus distintos elementos constituyentes (plasma, glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas). Una vez obtenida, se extrae solo la porción más rica en plaquetas y se activa mediante ciertos agentes químicos, formando un coágulo que más tarde se ubica sobre la lesión.

“El uso proactivo y preventivo de tratamientos con factores autólogos y ozono en deportistas en general, permite que el organismo del paciente tenga una mejor respuesta ante el ejercicio, aún si su edad cronológica es superior a los 40 años”, comentó la doctora Margarita Botero.

Leer más: ¿Para qué sirve el plasma rico en plaquetas?

Fuente: Centro Médico Antienvejecimiento / Dra. Margarita Botero.