El prurito o picor en la piel puede producirse por diversas razones, por ejemplo, una prolongada exposición al sol o el contacto con una planta como la ortiga.

También puede deberse a resequedad o a una reacción alérgica por algún medicamento o químico.

Además, puede producirse picazón en la piel cuando hay enfermedad renal o hepática, de ahí la importancia de estar atentos si el picor no cede.

Lee: Tratamientos orgánicos para la piel

Usualmente la picadura de algún insecto y las alergias alimentarias producen pequeñas ronchas en la piel y mucha picazón. En esos casos, es difícil no rascarse, especialmente cuando se trata de niños.

Sin embargo, al rascarse una roncha o herida, se corre el riesgo de infectarla por las bacterias presentes en las uñas.

Lo ideal en esos casos es acudir a lociones comerciales o remedios naturales para calmar el prurito.

picor-o-prurito-a-tu-salud

Uno de los más conocidos es la avena. Cocinar unos copos de avena en agua hasta formar una pasta y colocar unos cataplasmas de esta mezcla en la zona afectada es muy refrescante y produce gran alivio.

Además, cuando se tiene este tipo de ronchas que producen picazón, es recomendable disminuir o eliminar de la dieta todas las grasas de origen animal: vísceras, cerdo, embutidos, mantequilla, tocino, queso, pescados enlatados y mariscos. Debe preferirse una alimentación con base en frutas y verduras.

Lee: Polución. Combate sus efectos en tu piel

En cuanto a cremas, lociones y productos tópicos, lo ideal es utilizar los que recomiende el médico. Además, no es bueno aplicar talco, pues aunque pudiera causar un alivio temporal, el talco tapa los poros evitando la eliminación de toxinas.

Fuente: La Salud está en su despensa. Dra. Magdalena Mejías y Armando Aflallo. Edaf

Comenta y se parte de nuestra comunidad