Para muchos son “la oveja negra” de la familia de macronutrientes. Pero, quienes en realidad las conocen, señalan con tranquilidad que las grasas no solamente son necesarias para el cuerpo humano sino que además le aportan beneficios.

Al igual que los carbohidratos y las proteínas, las grasas son macronutrientes que suministran energía al cuerpo. Esto no solamente sustenta la actividad física, sino también mantiene los procesos internos del funcionamiento del  cuerpo en su nivel óptimo. La grasa es una parte importante de las membranas celulares e influye en la manera en la que los músculos responden a la insulina. El colesterol, una sustancia cerosa parecida a la grasa que se encuentra en cada célula del cuerpo, es necesario para la producción de ciertas hormonas. Las vitaminas liposolubles A, D, E y K dependen de la grasa para su absorción y transporte a través del cuerpo. Además, las grasas también hacen que los alimentos tengan buen sabor y eso es un aspecto importante en el acto de alimentarse.semana13_1

Lee:Las grasas trans también pueden causar endometriosis

Ahora bien, no todos los alimentos ricos en grasas son buenos. O mejor dicho, dependiendo del tipo de grasas que lo componen ese alimento es o no recomendable para nuestra nutrición.

De acuerdo con su origen, las grasas se clasifican en animales y vegetales.

Carne
En su mayoría, las grasas de origen animal son grasas saturadas.
Estas, junto con las grasas trans, se adhieren a las paredes de las arterias, aumentando el riesgo de sufrir enfermedades del corazón.  Dentro de las grasas animales o “grasas malas” se encuentran la manteca, el tocino, la grasa de los lácteos y todos los productos cárnicos como res, cerdo, pollo, pescados, embutidos y mariscos.

Las grasas vegetales suelen ser no saturadas y agruparse en monosaturadas y poliinsaturadas. A este tipo de grasas se les conoce como “grasas buenas”, ya que entre ellas se encuentran el omega 3 y el omega 6, dos tipos de grasas buenas que nuestro cuerpo no es capaz de producir, pero que benefician de forma importante nuestra salud cardiovascular.grasasbuenas

Entre las grasas monosaturadas se encuentran el aguacate, las nueces, almendras, pistaches y demás semillas oleaginosas. Dentro de las poliinsaturadas se encuentran los aceites y los pescados de agua fría.

También Puedes Consultar: 5 maneras fáciles de perder peso

Fuente: livestrong.com / vidayestilo.terra.com

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad