Según un editorial que se publica en British Medical Journal, los recién nacidos logran desarrollar infecciones motivado a la exposición a bacterias vaginales. Por ello, los especialistas apuntan que puede ser mucho más significativo promover la lactancia materna y evitar antibióticos innecesarios.

La palabra siembra vaginal o ‘seeding‘ se trata de proporcionar a los bebés un hisopo empapado en fluido vaginal luego que hayan nacido por cesárea. La teoría sostiene que esta práctica extiende las microbiotas intestinales beneficiosas que conservan al sistema inmunológico saludable y así reducir el peligro de desarrollar asma, alergias alimentarias y fiebre del heno.

Aubrey Cunnington, profesor en el Imperial College de Londres, dijo que «los beneficios potenciales de la siembra vaginal o ‘seeding’ han sido publicados en prensa y, como resultado, la demanda se ha acentuado entre las mujeres que concurren a los hospitales» (en Londres).

Darle-amor-al-recién-nacido

Leer más: Aplicar tratamiento a recién nacidos con VIH antes de las 12 semanas reduce su carga viral

No obstante, los científicos han indicado que en la actualidad no hay certeza firme sobre que la siembra vaginal sea beneficiosa para el bebé, y señalan de que los recién nacidos pueden desarrollar infecciones graves por la exposición a patógenos vaginales potencialmente dañinos.

Como resultado, los científicos han exhortado al personal en los hospitales (Londres) que no se efectúe la siembra vaginal, ya que creen que, «aunque el riesgo es pequeño, no está justificada». Dado que las madres pueden hacerlo por su cuenta, exhortan a «respetar su autonomía pero asegurarse de que están bien informadas».

Los científicos finalizan señalando que «el fomento de la lactancia materna y evitar antibióticos innecesarios pueden ser más importantes que preocuparse por la transferencia de fluido vaginal en un hisopo».

Fuente: herenciageneticayenfermedad

Comenta y se parte de nuestra comunidad