Existen muchos tratamientos para la hipertensión, aunque lo más apropiado es consultar con nuestro médico cual sería la terapia más segura y efectiva a nuestro problema. Del mismo modo, hay productos y alimentos fundamentales que nos brinda la naturaleza, podemos hallar  algunas  soluciones alternativas para tratar la hipertensión naturalmente y mejorar nuestra calidad de vida.

Reemplaza la sal por el jugo de limón

Es una de las soluciones más eficaces, sí, pero no muchos no aplican esta iniciativa por el simple hecho de que ya estamos adaptados al sabor de la sal. ¿recomendación? Empezar a eliminar progresivamente la sal de las comidas, no inmediatamente, y sustituir por pequeños dejos de limón a cada plato. La idea sería llegar a eliminar totalmente la sal, y reemplazarla poco a poco por el limón.

Lee: Datos que deberías conocer acerca de la hipertensión

Baja de peso

Infortunadamente la hipertensión queda muchísimo más expuesta en personas con un notorio exceso de peso corporal. Por ello, exhortamos a consultar a un médico especializado, tal vez un dietista, para saber que dieta tendríamos que ejecutar para bajar de peso con mayor facilidad, pero sin poner en riesgo nuestra salud.

Haz ejercicio

El sedentarismo es una de las principales causas de la hipertensión, por lo cual debe quedar totalmente descartado de nuestra rutina diaria. El ejercicio es vida, y si bien la pereza nos gane en muchas ocasiones, es esencial hacer deporte para conservar nuestro cuerpo libre de toxinas, en buena forma, y activo la mayor parte del tiempo.

Controla el estrés

Es una de las tareas más complicadas, y no demasiado se puede hacer para controlar contextos análogos. Aunque, diversas personas deciden elegir por los ansiolíticos. Igualmente para quienes deseen   intentar consumir algún tipo de medicación para controlar los ataques, posiblemente prefieras optar por la Homeopatía, y sus tratamientos alternativos.

También puedes consultar: Tratamientos para la hipertensión

Fuente: Imujer

Comenta y se parte de nuestra comunidad