En nuestros tiempos son muchas las causas que nos pueden hacer difícil el dormir no sólo lo necesario, sino que nuestro sueño sea reparador: el exceso de responsabilidad para llevar adelante un hogar, el tener que trabajar más de las horas establecidas ya sea para poder sobrevivir o porque nuestras metas personales son lo suficientemente demandantes para ponernos al límite, porque la ansiedad o el estrés derivados del entorno nos restan paz emocional, porque el ambiente en el cual dormimos no nos lo permite, porque nos aqueja una enfermedad cuyos síntomas nos perturban, etc., etc., etc..

Ahora bien, si bien es cierto que hay situaciones o aspectos complejos de solventar o solucionar, debemos hacer un esfuerzo, para dormir mejor, agregando tiempo al descanso o al menos, tratando que este poco tiempo sea de calidad.

Según los especialistas, una persona debe dormir entre 7 y 8 horas diarias para mantener un óptimo estado físico, emocional y mental.

Por qué? Porque así como una alimentación balanceada constituye un 70% de nuestra salud sumándole  la actividad física regular, el sueño sería el tercer pilar para prolongar el bienestar en el tiempo; esto asumiendo que todos estamos claros que nuestro mundo emocional debe estar lo más en orden posible.

dormir-a-tu-salud

Foto. Alejandro Córdoba

Recomendaciones para dormir mejor:
  1. Traten, en la medida de lo posible, de regular su sueño, acostándose y levantándose a las mismas horas.
  2. Los especialistas recomiendan también, todas las mañanas a una misma hora, recibir luz solar directa, pues esto puede ayudarles al final del día, a experimentar sueño más fácilmente. Por ello, si pueden, no duden en dejar la persiana un poco abierta para permitir que la luz entre por ella, pues esta costumbre sirve para regular el ciclo sueño-vigilia.
  3. Procuren acostarse a dormir apenas sientan sueño, no retrasen el irse a la cama.
  4. Eviten consumir todo tipo de estimulantes en la tarde o al anochecer, como por ejemplo, el chocolate, las gaseosas y los tes con cafeína, ya que retrasarán la aparición del sueño y harán que éste sea menos profundo o reparador.
  5. Tengan en cuenta que el uso de la cama debe ser únicamente para dormir y tener relaciones sexuales. No vean TV en ella, usen laptops, estudien, coman o lean. La luz brillante de estas actividades pueden inhibir el sueño o bajar su calidad. Si leer les ayuda a conciliar el sueño de alguna manera, usen una luz muy tenue que le permita visualizar con comodidad.

Para leer la columna completa visita la columna  A tu Salud en Caraota Digital 

María Laura Garcia

Comenta y se parte de nuestra comunidad