Según los expertos, la autoestima es lo que uno siente de sí mismo intrínsecamente. Para desarrollarse sana y positivamente debemos ofrecer en el entorno del niño, prácticas que les revelen que son valiosos y dignos de que se los ame. Ningún niño puede “verse” a sí mismo en forma directa: sólo lo hace en el “reflejo de sí mismo”, que le restituyen los demás. Por consiguiente, todo lo que suceda entre él y quienes lo rodean es muy significativo.

Por ende, los padres desempeñamos un papel trascendental para desarrollar la autoestima de nuestros hijos día a día.

A continuación te damos algunas recomendaciones para ayudar a desarrollar la autoestima de tus hijos

Seamos oyentes activos y empáticos. Disponer del tiempo para estar con ellos y que logre dar salida a sus sentimientos, por medio de pláticas o actividades didácticas conforme a su edad evolutiva e interés. No debemos tener miedo al diálogo y a la comprensión, ya que serán dos herramientas esenciales para instruir a manejar positivamente los sentimientos (sin dañarse a sí mismos, ni a otros, ni materiales de valor). Esto los favorecerá para desarrollar la autoestima.

Evitemos los juicios. Tratemos de hablar y expresar nuestros sentimientos sin juicios negativos que avergüenzan, disminuyen y castigan. Por ejemplo, “¡no puedo caminar, están todos los juguetes en el piso!”, en vez de “¡eres un desordenado!”. Suena muy diferente, ¿no? Es un cambio arduo de nuestra conducta, que no se logrará de la noche a la mañana, pero hay que empezar y notarás la diferencia.

Family portrait outdoors

Lee: Los niños que padecen de neofobia presentan ansiedad y baja autoestima

Mostremos autenticidad. La honestidad es uno de los ingredientes más significativos para cualquier relación positiva y sana. Revelemos de forma sincera y abierta nuestros sentimientos. Los mensajes equívocos acaban con la seguridad y el amor. Por supuesto, podemos y debemos reservarnos de ciertos detalles en algunas situaciones.

Presentemos como objetivos que puedan lograr sus propias metas, en vez de la perfección en cada acto. Instruyámoslos  a que se orienten en lograr las metas y disfrutar el alcance de cada una de ellas, en vez de exigirles perfección en cada cosa que hacen, porque podemos inducir ansiedad, exigencia y angustia en ellos lesionando su autoestima negativamente.

Ofrezcamos amor. Brindemos tiempo de calidez a través de abrazos, sonrisas, cartas, canciones, juegos y pláticas. Así les manifestaremos a nuestros hijos, ¡qué importante son para nosotros día a día!, esto les admitirá construir un buen cimiento para el desarrollo de su autoestima.

También puedes consultar: Conductas que dañan la autoestima

Fuente: univision

Comenta y se parte de nuestra comunidad