En la actualidad se han desarrollado numerosos estudios que revelan que las personas que poseen bajos niveles sanguíneos de vitamina D tienen un mayor peligro de desarrollar esclerosis múltiple. De hecho, una investigación actualmente publicada propone que los pacientes que ya poseen la enfermedad notan una mejoría de los síntomas cuando consumen suplementos que contienen esta vitamina.

Conjuntamente, al  conservar unos niveles apropiados de vitamina D igualmente resguarda a nuestros descendientes frente a la enfermedad. Y es que según manifiesta un estudio realizado por investigadores de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard en Boston (EE.UU.), las personas cuyas madres poseían unos niveles deficientes de vitamina D durante el embarazo tienen un mayor peligro de desarrollar esclerosis múltiple al conseguir la edad adulta.

Kassandra L. Munger, directora de esta investigación publicada en la revista «JAMA Neurology», expone que «nuestros resultados sugieren que la deficiencia de vitamina D durante el embarazo aumenta el riesgo de esclerosis múltiple de los descendientes».

Por tanto, se trata del primer estudio en el que se comprueba esta asociación. Y es que como indican los autores «las dos investigaciones previas en las que se examinó la asociación entre los niveles de vitamina D en el embarazo o los primeros años de vida y el futuro riesgo de esclerosis múltiple del niño no hallaron ninguna relación».

Lee: Fantasías y realidades del embarazo

Deficiencia vitamínica

El fin del estudio fue valorar la posible asociación entre los niveles sanguíneos de vitamina D, o más específicamente, de 25-hidroxivitamina D (25[OH]D),  durante los primeros meses de embarazo y el riesgo de esclerosis múltiple de los hijos.

Por esta razón, los autores contaron con 193 pacientes diagnosticados de la enfermedad, en su gran mayoría, hasta 163, mujeres, cuyas madres habían participado en la Cohorte de Maternidad de Finlandia, estudio en el que, entre otros aspectos, se analizaron sus niveles vitamínicos durante la gestación.

El 70% de las muestras sanguíneas de las madres que habían sido tomadas durante los primeros tres meses de embarazo, y el promedio de los niveles de vitamina D se ubicó por debajo de los considerados como normales.

Una vez verificados los niveles vitamínicos de las gestantes con hijos diagnosticados de esclerosis múltiple frente a los de 326 cuyos descendientes no desarrollaron la enfermedad, los resultados revelaron que la deficiencia de vitamina D en el embarazo conlleva un aumento del 90% en el peligro de que el neonato sufra esclerosis múltiple al alcanzar a la edad adulta.

¿Suplementos de vitamina D?

Específicamente, los niveles identificados en el estudio como ‘deficientes’ y, por tanto, asociados a un mayor peligro de esclerosis múltiple son aquellos inferiores a 12,02 ng/mL de 25(OH)D.

Y en este sentido, ¿puede afirmarse que, tal y como sucede con la sintomatología en los adultos con la enfermedad, los suplementos de vitamina D durante el embarazo disminuyan este riesgo?

Pues debe conjeturarse que si. Pero su eficacia en esta situación determinada no ha sido aún señalada, dado que esta cuestión no ha sido objeto de ninguna indagación. Como revela Kassandra Munger, «nuestro estudio no ofrece ninguna información sobre si el incremento de los niveles de 25(OH)D conlleva un efecto dosis-respuesta».

Los autore concluyen expresando que, «necesitamos más estudios similares con poblaciones que presenten una distribución más amplia de niveles de 25(OH)D».

También puedes consultar: Aprende cómo cuidar el pecho durante el embarazo

Fuente: abc.es

Comenta y se parte de nuestra comunidad