Foto. Alejandro Córdoba

Pescado azul. Son grasas poliinsaturadas esenciales, que solo llegan a través de la dieta. El pescado azul, los aceites de soja y frutos secos como las nueces. Para lograr niveles óptimos de omega-3. Se recomienda consumir pescado azul 3 a 4 veces por semana. Se deduce que 1g. diario de omega-3 disminuye  un 25-30% el riesgo cardiovascular.

Nueces. Son excelentes como frutos secos o aceite de nueces. Se le ha llamado el medicamento más natural para el corazón y el alimento más antioxidante.  Es rico en Alfa-linoleico (34%), alfa-linolénico omega-3 (6,9%) de origen vegetal, monoinsaturadas (9,5%), contiene fibras, vitaminas E, B1, B2, B3, B6, ácido fólico, calcio, magnesio, cobre, selenio, flavonoides (ácido elágico), fitosteroles, protegen de las enfermedades del corazón, fluidifican la sangre, bajan el colesterol LDL o malo y los triglicéridos, control del síndrome metabólico.

Queso parmesano. Es rico en calcio con 1170 mg. por cada 100 gramos, en fósforo con 742 mg. muchas vitaminas B2 y grupo B, A, D, E, sodio, colesterol, proteínas de calidad, que con el calcio y fósforo está sugerido a niños, adolescentes y embarazo, y ayuda a conservar los huesos y dientes sanos. Buena fuente de tirosina, un aminoácido precursor de la dopamina, que beneficia la memorización y el aprendizaje.

Espinacas, endibias, pipas de girasol, hígado.  Son ricos en ácido fólico, por lo tanto interviene en las reacciones metabólicas (síntesis del ADN de las proteínas…) y los folatos entran en la formación, desarrollo y maduración de los glóbulos rojos que llevan el oxígeno desde los pulmones a todas las células del organismo.

Pimiento. Es uno de los alimentos más ricos en vitamina C, el rojo más que el verde y supera a los cítricos. Conjuntamente, A (betacaroteno y criptoxantina), E, B1, B2, B6 y ácido fólico, fibra, magnesio, cobre, flavonoides y capsaicina. El licopeno es un carotenoide rojo y el pimiento rojo lo tiene, mejor cuando se consume asado que frito porque elevan sus calorías. La vitamina C desaparece con la cocción. Muy rico en antioxidantes.

Chocolate. El mejor es el chocolate negro, (una onza cada día) ayuda a prevenir los problemas cardiovasculares, a comprimir la presión arterial, la vitamina E de efecto antioxidante favorece al sistema circulatorio,brinda vitaminas del grupo B, mucho potasio, calcio, hierro y magnesio. El blanco no lleva cacao y por ello decimos que no es chocolate, con leche lleva una parte de cacao y a partir del 70% de cacao es maravilloso y delicioso. Una onza ayuda la producción de endorfinas sustancias del cerebro que te hacen sentirte bien, libera el estrés y activa el ánimo. Igualmente, el cacao reduce la formación de radicales libres que producen cáncer y envejecimiento prematuro.

Semillas de girasol. Posee grasas poliinsaturadas, algunas como ácido oleico, y igualmente proteínas, carbohidratos, mucha vitamina E, ácido fólico y fibra, flavonoides, hierro, magnesio, colina, betaina, lignanos y fitoesteroles. Previenen las enfermedades cardiovasculares, los ataques cerebrales (ictus) en los ancianos, reducen el colesterol, resguardan el sistema arterial, ayudan al desarrollo cerebral. Mejor sin sal y sin abusar. Como todo.

Agua.  Es necesaria, no podemos vivir sin hidratarnos bien sea con agua, refrescos, jugos, infusiones, leche y frutas que contienen mucha agua. Es el elemento mayoritario del cuerpo humano y llega al 60% en el adulto y 70% en el lactante, y 40% en el anciano. El 91% del cerebro es agua.

Brócoli. El brócoli es una verdura antioxidante asombrosa para la salud con muchos folatos muy beneficiosos para la memoria. Mejor si se ingieren al vapor o crudo en las ensaladas con la vitamina C buena protectora de sus cualidades.

Plátano. Es bueno en azúcares (levulosa y glucosa), buenas vitaminas B6, ácido fólico, C y minerales como calcio, fósforo, magnesio y potasio, durante la maduración es viable que en este proceso el almidón se transforme en fructosa o levulosa, un azúcar simple que el organismo absorbe sencillamente. Contiene fibra soluble (pectina) una especia de gelatina que absorbe agua y beneficia el movimiento intestinal. Por su bajo contenido en sodio previene la retención de líquidos. Posee glúcidos complejos que dan energía de larga duración para deportistas, niños, ancianos, etc., mientras la vitamina B6 interviene en la síntesis de la dopamina, un neurotransmisor que influye en la memoria y el buen humor. Los diabéticos deben consumirlo con moderación.

Té verde. Es natural bajo en excitantes (teofilina) y rico en antioxidantes. Niacina, ácido fólico, flúor, manganeso, teobromina, flavonoides sobre todo en el té verde, acido oxálico. El verde frena el desarrollo de tumores pulmonares y esofágicos antioxidantes, con la catequina, epicatequinas, EGCC o galato de epigalocatequina, son protectores de las funciones cerebrales. Con 2 minutos a unos 70ª suficiente para una buena infusión.

Fuente: nutritelia /nutritelia

Comenta y se parte de nuestra comunidad