Las alergias, la gripe o hasta un simple resfriado, pueden generar congestionamiento nasal y, este exceso de mucosidad en la nariz dificulta la respiración, lo que puede resultar muy molesto e incómodo. Hoy le diremos como preparar una solución salina para aliviar este problema.

Mezcle un tercio de cucharadita de sal con una pizca de bicarbonato de sodio en una taza de agua tibia.

Llene un gotero con la solución y con la cabeza hacia atrás, tápese una fosa nasal y échese la solución en la otra. Suénese la nariz suavemente y repita el mismo procedimiento con la otra.

Este lavado de nariz limpia los conductos nasales y reduce la inflamación.

Fuente: ATS

Comenta y se parte de nuestra comunidad