Llevar una alimentación apropiada en casa siempre suele ser mejor y más recomendable que seguirla fuera. En nuestra casa podemos ser garantes al 100% de todo lo que envuelve la realización de la comida: su compra, preparación, etc.

Pero si comer en casa es algo muy dificultoso por nuestro ritmo de trabajo, a continuación te damos unos consejos  del  boletín de noticias del Consejo Europeo de Información Alimentaria, para seguir una buena alimentación:

  1. Raciones equilibradas: Con una ración grande en el plato es más complicado controlar lo que se come así que es recomendable solicitar una ración mayor de verdura, que sacia sin aportar muchas calorías extra.
  2. las 5 raciones al día: Debemos ser conscientes que si bien comamos fuera de nuestro hogar tenemos que llevar la alimentación equilibrada y saludable que solemos hacer en ella. Así que aunque estamos comiendo fuera debemos respetar la norma de ingerir y raciones de frutas y verduras al día.
  3. Calidad: en todo restaurante que se valore debe de haber una carta en la que podamos hallar una variedad de productos de gran calidad entre los que elegir nuestro menú.
  4. Pescado: por lo expuesto en el punto anterior, es aconsejable que el restaurante que elijamos para comer posea en su carta un par de pescados entre los que poder escoger como opción de plato principal.
  5. Saciedad: pan, arroz, pasta o patatas son los alimentos que más sacian. Y si los podemos elegir hervidos mejor que fritos. Igualmente, podemos solicitar integrales -sobre todo el arroz y las pastas.
  6. Salsas y condimentos: un plato que por si no tiene por qué ser muy calórico logra ganar en calorías si le agregamos mucha salsa. Por eso, es mejor que las salsas vengan en salsera a parte para poder servirnos la cantidad que queramos.
  7. Huevos y productos lácteos: estos son alimentos muy nutritivos pero es recomendable no excederse en su consumo. Por tal razón, lo ideal es tomar el queso como aperitivo, un solo huevo en vez de dos a la hora del desayuno y seleccionar productos lácteos desnatados.
  8. Legumbres: usuales de sopas, caldos y potajes. Son una de las mejores apuestas que podemos realizar a la hora del almuerzo ya que aportan fibra y ayudan a sentirnos llenos más tiempo.
  9. Bebidas alcohólicas con moderación: la gente cuando come fuera de casa no se resiste a tomar un vino o cerveza para acompañar la comida. Pero es más complicado controlar lo que se bebe cuando estamos fuera sobre todo si estamos con un grupo de compañeros o amigos con los que pasamos un buen rato y nos relajamos más. Para conservar el consumo de alcohol dentro de estos términos, alternaremos agua con las bebidas alcohólicas, lo que igualmente le ayudará a impedir una posible deshidratación.
  10. “Ocasión especial”: si nos acostumbramos a comer fuera de casa tendremos que ser más equilibrados con nuestros encargos. Si es una ocasión especial podemos hacer alguna excepción en la dieta, pero sin dejar de comer equilibradamente.

Fuente: Nosotras

 También puedes consultar:

Cómo recuperar la rutina de la alimentación saludable tras las vacaciones

Cuidar la alimentación es una inversión para una vejez saludable

Comenta y se parte de nuestra comunidad