Las lecturas eróticas, las fantasías y la estimulación sexual aumentan el deseo sexual  y ayudan a cultivar la parte más erótica de la imaginación.

El principal aporte es que da visibilidad al erotismo, posibilitando que se dedique un “momento sin culpa” y se puedan compartir aspectos de la sexualidad de la pareja. Además, muestran distintas prácticas sexuales que el lector nunca había pensado y que le pueden resultar interesantes.

Por otro lado, puede tener un efecto negativo ya que si se busca erróneamente que las relaciones se basen en prácticas como el sadomasoquismo (como en el caso de las 50 Sombras de Grey),  puede hacer que tu sexualidad se vuelva incompleta sin estas prácticas.

Sin embargo, para la gran mayoría de los sexólogos este tipo de lecturas sadomasoquistas pueden generar falsas expectativas debido a que son esperanzas que llevan a la frustración si los lectores compran su vida sexual con la de los protagonistas del libro, otros precisan que en el mejor de los casos puede incrementar temporalmente el deseo sexual debido a que algunas parejas están dispuestas a cumplir estas fantasías juntos.

Fuente: analitica

También puedes consultar:

Comenta y se parte de nuestra comunidad