Las hojas de laurel  se reconocen por ser una medicina alternativa para aliviar el dolor de estómago y calmar las digestiones difíciles.

También, puede estimular el apetito, y por ello la mayoría de los chefs lo utiliza como secreto para aquellas personas de mal comer.

Asimismo, esta planta puede reducir la formación de gases e hinchazón abdominal, además tiene funciones protectoras del hígado.

Leer más: ½ pollo deshuesado al perfume de romero y laurel

Por todas estas propiedades, conviene en la elaboración de los platos  que suelen ser contundentes, muy energéticos, grasos y poco digestivos.

Después de una comida copiosa, una infusión de laurel resulta aconsejable para calmar la digestión, sobre todo para pacientes con disfunción hepática o problemas con la vesícula.

Fuente: Consumer

 

 

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad