A partir de los 6 meses de edad podría ser diagnosticado el autismo según las nuevas investigaciones, aunque formalmente el diagnóstico se hace a partir de los 3 años de edad.

Por lo general, los padres y los maestros son los primeros en notar acciones no comunes en el comportamiento de sus hijos, o la incapacidad para alcanzar adecuadamente los hitos del desarrollo infantil.

Puede que inicialmente los pediatras descarten las señales del autismo pensando que el niño podrá alcanzar el nivel deseado y le aconsejan a los padres que esperen y vean como se desarrolla.  Puede incluso que a los padres le den un diagnóstico equivocado.

Las nuevas investigaciones muestran que cuando los padres sospechan que hay algo mal con su hijo, generalmente están en lo correcto, así que si tienes inquietudes acerca del desarrollo de tu hijo, no esperes y habla con tu pedíatra para que sea evaluado.

Esa es la recomendación de los especialistas de Autismspeaks.org, quienes añaden que si a tu niño lo han diagnosticado con autismo, una intervención temprana es fundamental para que pueda beneficiarse al máximo de todas las terapias existentes.

Conocer la experiencia de otros, también puede ayudarnos al momento de establecer un diagnóstico. Escucha a continuación la historia de Belkis Pérez, cuyo hijo Alejandro fue diagnosticado con Autismo Severo hace 24 años…

 

 

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad