El dolor de espalda es un problema de salud muy frecuente en la población adulta. Sin embargo, la dolencia puede mejorar con el paso del tiempo si se siguen algunas medidas, debido a que generalmente los dolores de espalda no se vinculan con ningún inconveniente médico grave, según reseña un artículo publicado en Mayo Clinic Women s HealthSource.

El “Informe especial sobre el dolor de espalda” explica que identificar las causas de estos inconvenientes es una medida necesaria para convenir, en conjunto con el especialista, el tratamiento analgésico adecuado a las condiciones de salud del paciente.

Mantener una dieta balanceada, donde estén incluidas las proteínas, los carbohidratos y las grasas saludables, es una manera sencilla de mantener a raya los dolores de espalda. La alimentación saludable impide el sobrepeso que a su vez causa mayores molestias.

Además, el artículo recomienda aplicar calor o compresas de hielo aliviar el dolor cuando se presente. El ejercicio y la fisioterapia también son componentes importantes en la mayoría de planes de tratamiento para el dolor de espalda.

Lo ideal es que quienes sufran de estas molestias no hagan reposo en cama durante más de uno o dos días, como máximo, porque el movimiento es capaz disminuir la rigidez y aliviar el dolor. Por ello, hacer ejercicio regularmente, es una buena opción para prevenir el dolor de espalda.

Mantener buena postura, levantar objetos empleando técnicas seguras y mantener un peso sano pueden disminuir el riesgo de sufrir lesiones de este tipo, así como evitar el hábito del cigarrillo que favorece el envejecimiento de la columna.

Comenta y se parte de nuestra comunidad