El sauna es un tratamiento que produce los efectos positivos de las altas temperaturas sobre la piel y el sistema inmune.

Sauna es una palabra finlandesa, la más conocida sin duda. La particularidad de la sauna finlandesa radica en que se ejecuta en una cabina de madera, material resistente y capaz de absorber el exceso de humedad. El sauna clásico puede ser seco (relativa inferior al 20%), pero igualmente puede ser húmedo (baño de vapor con aromas, de abedul por ejemplo, árbol finlandés) o por infrarrojos (calor seco).

Con respecto a las precauciones, conviene llevar una dieta apropiada y tomar un té caliente para ayudar la sudoración; asimismo, ingerir agua y jugo, para suscitar la hidratación.

Entre los beneficios que aporta al organismo esta práctica milenaria se encuentran:

  1. Purifica la piel

El calor ayuda a la sudoración, la sauna suprime las impurezas de la piel y las células muertas de su superficie. Las altas temperaturas ayudan a la dilatación de los vasos sanguíneos y, por lo tanto, eleva el suministro de oxígeno a la piel. Esto hace que esté más brillante y tersa.

  1. Depura el organismo

Gracias al calor y la sudoración, el cuerpo elimina de modo natural las toxinas que almacenaba en su interior. Si la sauna se complementa con una dieta nivelada y la práctica frecuente de ejercicio físico.

  1. Refuerza el sistema inmune

El aumento de la temperatura en el interior del organismo admite una mejora de las defensas y esto hace que nuestro sistema inmune sea más eficaz contra los ataques de virus y bacterias que no son resistentes a las altas temperaturas. La sauna igualmente es buena para calmar la congestión nasal.

  1. Ayuda a perder peso

La sauna no adelgaza de forma directa. Si bien, es cierto, que ayuda la pérdida de líquidos para purificar el organismo, nivel hídrico que hay que restablecer al finiquitar la sesión para evitar problemas de salud. A su vez, estimula la circulación de la sangre lo que conserva activo el metabolismo.

  1. Contraindicaciones

Tener moderación es clave en los tratamientos con sauna. Está contraindicada en el caso de aquellos que sufren enfermedades del sistema circulatorio o ansiedad.

También puedes consultar:  La vinoterapia tratamiento ideal para el relax

Fuente: ellahoy

Comenta y se parte de nuestra comunidad