Alexander Hernández representante de la Asociación Civil de Parkinson Caracas (Asocparkca), padece de Parkinson desde hace 6 años. Su historia la relata el diario El Nacional:

Alexander Hernández siempre fue deportista, no fumaba ni bebía, pero comenzó a sentir calambres en las piernas que luego se intensificaron y subieron hasta su hombro. La preocupación lo obligó a asistir a un neurólogo pero luego de hacerse los exámenes pertinentes el especialista le informó que todo estaba y bien y desconocía que originaba los calambres. Consultando por Internet sus síntomas, descubrió la enfermedad de Parkinson, así que buscó un especialista que le confirmara sus sospechas.

Desde noviembre de 2015 escasean los medicamentos para Parkinson en las farmacias del país. Actualmente estos medicamentos no se suministran con regularidad en las farmacias comerciales, y la farmacia de alto costo del Instituto Venezolano de Seguros Sociales no lo distribuye desde hace 2 meses, señala el portal Venezuela al Día.

Los tratamientos que se traen al país son Madopax, Mirapex y Stalevo, que se encuentran cada 4 y 6 meses, aproximadamente. El IVSS importa el Sinamet por un costo que varía entre 27 y 63 dólares en el exterior (entre 270 bolívares a 630 bolívares, según la tasa oficial para importar medicinas), pero lleva 2 meses sin suministrarlo.

Hernández agregó que la preocupación de estas personas es cotidiana, «las consecuencias de suspender el tratamiento pueden ser un paro intestinal, un paro cardiaco, parálisis corporal o un accidente cerebro vascular (ACV)».

 

 

En Venezuela alrededor de 30.000 personas tienen mal de Parkinson y en los últimos 3 años se ha registrado un incremento de 15% de diagnósticos en personas de entre 30 y 40 años de edad. De 15 fármacos que ayudan a paliar o detener la enfermedad solo 4 están a disposición en el país, pero se importan con irregularidad.

Fuente: Venezuela al Día, El Nacional 

Comenta y se parte de nuestra comunidad