La dieta del 5 y 2 radica en conservar cinco días de alimentación normal seguidos de dos días de limitación calórica severa conocido como “ayuno intermitente”.

Un estudio en mujeres obesas explicó que aquellas que ayunaron dos dìas a la semana durante seis meses bajaron casi 6 kilos. Se les permitió unas 600 calorías repartidas en verduras, frutas, y un poco de leche descremada, en los días de ayuno. Por el contrario, las mujeres que realizaron una dieta tradicional reduciendo calorías todos los días de la semana no perdieron tanto peso y grasa corporal como las mujeres que si realizaron el ayuno.

¿Por qué ocurre esto? El cuerpo transforma los alimentos en glucógeno, una forma de energía que puede acumular para su uso posterior. El cuerpo acopia el glucógeno en las células grasas y en el hígado. “Si uno está comiendo todo el día, las reservas de glucógeno en el órgano no se agotan”, expresó Mark Mattson, neurólogo e investigador en el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento.

Lee: La dieta exprés puede ser la causa de la caída del cabello

Sin embargo, luego  de 12 horas sin comer el hígado se queda sin glucógeno, instante en el que el cuerpo comienza a darle paso a la energía del glucógeno almacenado en las células grasas.

El denominado “tiempo de alimentación restringida“, o la limitación del consumo de alimentos de sólo unas pocas horas cada día, igualmente posee sus ventajas. Mattson mismo lo practica: come todas sus calorías diarias en una ventana más o menos seis horas, a partir de la tarde.

 “Al principio es un gran shock para el sistema pasar un día, o gran parte de él sin comida”, indicó. En sus ensayos, la gente que sigue dietas de ayuno reportaron ansiedad, irritabilidad y dolores de cabeza ocasionales.“Pero después de dos semanas a un mes, se acostumbran”, manifestó.

Igualmente, exhortan consultar con el médico antes de hacer estas dietas de restricción de comida o ayuno.

También puedes consultar: Claves de la dieta atlántica

Fuente: mundotkm