El cerebro de los humanos adultos fabrica unas 1.400 neuronas nuevas cada día, y la producción apenas decae con la edad. La neurogénesis, nombre con el que se denomina la regeneración de nuevas hormonas es más activa en el desarrollo prenatal y durante el crecimiento, pero se ha establecido que el proceso no se detiene en la madurez tal y como se pensaba.

Científicos del Karolinska Institute de Suecia, realizaron estudios que los llevaron a concluir que las nuevas neuronas son necesarias para un eficiente patrón de separación y la capacidad de distinguir y almacenar experiencias similares como recuerdos distintos; mientras que las viejas células se necesitan para completar el patrón, sirviendo para asociar recuerdos similares entre sí.

Lo que está cada vez más claro, es que las experiencias estresantes, como la falta de sueño, el rechazo social o la exposición a los olores de depredadores, disminuyen el crecimiento de células nerviosas en el cerebro de los mamíferos. Y al contrario, las vivencias agradables, como el apareamiento o el ejercicio físico, estimulan la neurogénesis.

En el primer caso, los individuos llegan a manifestar trastornos cognitivos, como dificultades para recordar o aprender a moverse por diferentes entornos.

Fuente: ATS

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad