Si tu pareja y tú cada vez tienen menos sexo y esto es algo que te está comenzando a inquietar, toma nota de algunas recomendaciones para impedir que la situación se estropee tanto que perturbe al plano emocional de la pareja. Una relación sin sexo de pareja como tal, no funciona. La rutina, los trabajos diarios y el tiempo pueden hacer que la asiduidad con la que tengáis sexo reduzca, esto puede llegar a ser algo normal, pero si la reducción es tal que escasamente tienen relaciones sexuales es el instante de actuar.

Inicialmente hay que hablar, la comunicación es la clave. Habla sobre qué los ha llevado hasta esa contexto y no ignores la dificultad, puesto que eso no remediará nada. Solo si afronta los hechos podrás colocar solución sin forzar la situación.

Trata de hacer hacer cosas diferentes. Y es que si acabas con la rutina en nuestro día a día, es más fácil revivir la llama de la pasión. Innovar igualmente en el tema sexual y busca sorprender a tu pareja, seguro que poco a poco podrás terminar con la etapa de sequía sexual, que sólo terminaría trasladando al desgaste en la pareja.

Para que una relación funcione ha de haber buenas dosis de pasión, intimidad, compromiso y respeto. Así que estimula la pasión de nuevo será el reto que tienes que colocar ambos y nada como avivar momentos románticos entre ambos para ello. Hacerlo todo de manera relajada, de tal modo que el contexto fluya y no parezca para nada forzada, o terminarás sintiendo los dos que es algo aparente y estarán incómodos.

También puedes consultar: El sexo eleva la autoestima

Fuente: nosotras

Comenta y se parte de nuestra comunidad