El celular se ha transformado en algo indispensable para nuestro día a día, dado que nos permite habilitar el trabajo y optimizar el tiempo a unos niveles sin precedentes: logramos leer el periódico, revisar el correo e inclusive enviar el trabajo justo en el instante preciso.

Del mismo modo, nos da la oportunidad tanto de estar accesibles en todo momento como de distraernos, fundamentalmente con el auge de los servicios de mensajería instantánea y la aparición de las redes sociales.

Sin embargo, no todo son buenas noticias, ya que las ventajas de las que presume forma un arma de doble filo, porque genera adicción.

Descubre a continuación si eres una adicta al celular:

Es lo primero y lo último que ves

Si lo primero que haces al despertarte es mirar el teléfono, es un claro indicador que puede haber cierta adicción. Puede ser que la curiosidad que te induce a revisarlo al principio del día se deba a que piensas que tal vez haya sucedido algo verdaderamente significativo mientras dormías, pero por lo general nunca va a ser así. Por otro parte, igualmente puede ser que duermas casi abrazada a él, lo cual manifiesta una dependencia absoluta.

teléfono

Caminas mientras escribes

Probablemente no le has dado mucha importancia, pero el hecho de que escojas prestarle atención al celular en lugar de a tu entorno no sólo muestra que no puedes pasar ni un instante sin él, sino que elevas la posibilidad de padecer accidentes.

Miras el teléfono en clase o en el trabajo

Te has transformado en toda una tecnológica y cada despiste de tu jefe o profesor es ideal para echar una mirada. Al comienzo puede ser entretenido, pero si cometemos el grave error de transformarlo en algo usual conseguiríamos más de un problema como mínimo.

Lee: Tu celular podría saber si sufres de depresión

Es lo único que nunca olvidas

Típico que salgas a la calle y notas que has olvidado las llaves, la cartera o ese papel tan significativo que debías llevar hoy al trabajo, y es que no has dejado la cabeza en casa de milagro. Eso sí, el teléfono está completamente guardado en el bolsillo, siendo el único fin que nunca has olvidado cuando vas a salir a cualquier lugar.

mujer-con-telefono-llamando-a-tu-salud

Sientes ansiedad cuando se queda sin batería

¿El teléfono se ha quedado sin batería y empiezas a sentir cierto nerviosismo? La relación de dependencia que tienes con él hace que estés ansiosa cuando no lo posees, igual que sucede con otras adicciones como el tabaco. Confiesa que sencillamente verlo encendido te hace sentir más confiada, será el primer paso para resolverlo.

Lee: Recomendaciones para olvidar a un hombre casado

Requieres actualizar siempre tus redes sociales

Las redes sociales afectan muchísimo en cuanto al tiempo utilizando en los Smart Phones. Desear actualizar asiduamente tu perfil o subir fotos de todo lo que haces consume una cantidad horas muy alta. Pero no sólo eso, sino que igualmente beneficia el aislamiento social e induce las relaciones digitales, dejando a un lado el hablar cara a cara.

Se ha convertido en una costumbre

No posees notificaciones, no te ha llamado nadie y verdaderamente no tienes nada que buscar, pero aun así lo miras. Esto se ha transformado en un acto casi reflejo para ti y cualquier instante es bueno para echar un vistazo. Lo peor de todo es que a veces lo haces sin darte cuenta, y eso sólo subraya tu adicción.

Luz-de-teléfonos-móviles-puede-provocar-serios-problemas-para-dormir-a-tu-salud

Cada vez hablas menos con tus seres queridos

Es muy tradicional hallar a dos personas juntas que no hablan entre sí y que están teniendo una conversación con otras personas desde sus celulares. Este es una de las mayores transformaciones sociales que está originando este objeto, y es que está cambiando la manera en la que nos relacionamos: se está dejando a un lado la conversación presencial, lo que es un gran error al ser un elemento completamente necesario para la adecuada salud psicológica. Igualmente, es una de las principales causas del deterioro de la vida íntima.

Lee también: Ayuda a tus familiares con adicciones

Fuente: ellahoy.es

Comenta y se parte de nuestra comunidad