Tiene efecto antioxidante y es una de las virtudes más apreciadas de la dieta cretense, gracias a su alto contenido en vitamina C y E.

La dieta cretense adopta el nombre de la isla griega de Creta y cuenta con el respaldo científico de estar considerada como una dieta sana y balanceada que, conjuntamente de ayudarnos a cuidar el peso, nos ayuda a conservar alejadas las enfermedades. Una dieta que podría considerarse hermanada con la dieta mediterránea, fundamentalmente valorada por su contenido en antioxidantes y cuyo secreto se funda en la selección de los alimentos. No preocupan las calorías, sino los nutrientes que consumimos. De ahí que la primera premisa de esta dieta sea eliminar las grasas y los azúcares.

Beneficios

Entre los beneficios que posee la dieta cretense está la de hacer de escudo protector contra las enfermedades cardiovasculares. También, ayuda a controlar los niveles de tensión arterial, disminuye el efecto de los radicales libres, mejora el metabolismo, fortalece el sistema inmunológico, resguarda el sistema nervioso.

Lee: Razones para agregar el cambur a su dieta

Dieta cretense alimentos

Las frutas y verduras son uno de los alimentos fundamentales de la dieta cretense, junto al aceite de oliva virgen (al igual que la dieta mediterránea). De hecho, la sugerencia es consumir 400 gramos de fruta al día, ya sea al natural, seca o cocida. En el caso de las verduras, siempre que sea viable tomarlas frescas y crudas o cocinadas al vapor para conservar mejor sus propiedades. Esta dieta además incluye en su pirámide alimenticia los pescados (al menos 3 veces a la semana, caballa, arenque, salmón, anchoa y sardina son ricos en Omega 3), huevos, legumbres, cereales y pan integral, y carne blanca (conejo, ave), así como los lácteos (leche desnatada, yogures desnatados y quesos de leche de oveja o cabra). La dieta además admite tomar un vaso de vino, mejor con las comidas, por su contenido en antioxidantes.

Otro consejo es disminuir el consumo de sal, apostando por las hierbas y condimentos naturales.

Menú

A continuación un ejemplo de menú, rico en nutrientes y bajo en calorías.

Desayuno: Café o té, 2 rebanadas de pan integral con miel, un yogur y una pera.

Comida: Ensalada de tomate con queso feta, salmón a la plancha acompañado con arroz blanco y espinacas al vapor. 1 pieza de fruta. Un vaso de vino tinto.

Cena: Ensalada verde con pasas, sardinas, pan integral y una pieza de fruta.

También puedes consultar: Cereales que debes agregar a tu dieta

Fuente: .ellahoy

Comenta y se parte de nuestra comunidad