Los poros abiertos de la cara hacen que el rostro se vea opaco, envejecido y en algunas ocasiones grasoso. Hoy les daremos un par de mascarillas que le pueden ayudar a minimizar este problema.

La primera es a base de pepino. Escoja uno mediano y mézclese con una cucharada de leche en polvo y una clara de huevo hasta formar una pasta, que debe aplicar en el rostro y dejar actuar por media hora. Finalmente enjuague con agua tibia primero, y con agua fría después.

Otra receta para reducir los poros abiertos es una mascarilla elaborada con una clara de huevo, 2 cucharadas de harina de avena y 2 cucharadas de jugo de limón. Aplique sobre el rostro y déjela por 30 minutos. Finalmente, enjuague con agua fría.

Fuente: ATS

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad