Foto: Alejandro Córdoba

 

Al nadar pueden suceder algunos contratiempos e incidentes que ensombrezcan tu experiencia. Por eso, y para impedir que esto te ocurra, te explicamos  cuáles son algunos de los errores más frecuentes que se cometen al nadar y qué debes hacer para evitar.

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes?

Hay dos tipos de lesiones habituales que sufren una gran cantidad de deportistas que se consagran a la natación. Uno de ellos es el que los especialistas llaman “hombro de nadador”, esto se debe a que una de las articulaciones más utilizadas en este deporte es la del hombro, la cual se ve perturbada por el movimiento intenso.

Las lesiones del hombro pueden contener presión en el manguito o una lesión en los rotadores. Como los brazos se mueven en forma invariable, es muy factible que muchos deportistas soporten dolor en esa zona. Igualmente pueden verse afectados los bíceps, pues se inflaman y producen muchas molestias.

Lee: Natación: Más que un deporte de alto rendimiento

Pero las personas que nadan no solo pueden sufrir dificultades en la parte superior del cuerpo, sino que además sus miembros inferiores logran verse afectados. Es usual que sufran dolor en la cadera, en los tendones o en los ligamentos de la rodilla. Igualmente es posible que algunas personas tengan dolor en la espalda baja o en la pelvis, en especial  si se dedican a la natación en manera competitiva.

¿Cómo es posible prevenir las lesiones?

Es trascendental, ante todo, prestar atención a la técnica de la brazada. Para ello, lo apropiado es que un profesor controle todo lo que el nadador hace hasta que posea la suficiente experiencia.

Si estás empezando a nadar ten en cuenta que, ante el mínimo dolor, deberás parar de ejercitar y esperar hasta que la molestia haya cedido. Mientras tanto, impide volver a sobreexigir el músculo. Lo ideal es tener etapas de descanso para ayudar tanto a los músculos como a las articulaciones a recuperarse.

Y, finalmente, antes de entrar a la piscina, ejecuta ejercicios de precalentamiento para impedir sufrir los calambres o las molestias que te mencioné más arriba.

También puedes consultar: Diez beneficios de la natación

Fuente: imujer

Comenta y se parte de nuestra comunidad