La dieta mediterránea es un modelo alimentario que se completa con la práctica de ejercicio físico y el clima de los países contiguos con el mar Mediterráneo, y que posee variados beneficios para la salud.

La dieta mediterránea se basa en los ingredientes propios de la agricultura local de los países con clima mediterráneo, primordialmente España e Italia. Se reduce el consumo de carnes e hidratos de carbono en beneficio de más alimentos vegetales y grasas monoinsaturadas.

Beneficios para la salud

Los beneficios para la salud que estima que en esta dieta son más reveladores cuando se mezclan  con el ejercicio físico. Este ha de ser moderado, pero a ser viable ha de ejecutarse durante al menos 30 minutos diarios, cinco días por semana.

De mismo modo ayuda a bajar de peso, controlar la presión arterial y la hipercolesterolemia, y a retrasar el deterioro cognitivo. La práctica usual de ejercicio físico igualmente brinda protección contra enfermedades crónicas como la diabetes o el Alzheimer.

La continuidad de la dieta mediterránea, conjuntamente de ayudar a controlar el peso e aumentar la sensación de bienestar físico, mejora del funcionamiento de varios órganos, como el riñón y el corazón. De esta manera, se ha manifestado que la tasa de mortalidad por cáncer es menor entre quienes la realizan que en los países del norte de Europa o de América, que tienden a abusar más de comida rápida, los alimentos precocinados y las grasas.

Este modelo alimenticio, que ha sido transferido de generación en generación a lo largo de varios siglos en las regiones del Mediterráneo, ha ido evolucionando y adoptando nuevos alimentos y modos de preparación, pero conserva las propiedades y características que hacen de ella un modelo de vida saludable, y que pueden practicar personas de todas las edades y condiciones. Los productos son fáciles de obtener y de preparar, y hay infinidad de recetas, tanto sencillas como más elaboradas, con las que obtener el máximo partido de esta dieta.

También puedes consultar: Dieta mediterránea disminuye el riesgo de retinopatía diabética

Fuente: dmedicina

Comenta y se parte de nuestra comunidad