Los fármacos bajo investigación son aquellos que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) autoriza para que se prueben en ensayos clínicos. Dichos fármacos generalmente están en algún punto del proceso de estudio sobre su seguridad, eficacia y uso deseado. En gran medida, la forma más común de acceder a ellos es a través de un ensayo clínico.

Es poco común, pero algunas personas tal vez califiquen para recibir fármacos bajo investigación sin participar en un ensayo clínico, mediante lo que se conoce como acceso ampliado o “uso humanitario”. El acceso ampliado se creó para permitir que los enfermos graves o con afecciones y problemas mortales, que ya no cuentan con ninguna otra alternativa de tratamiento, tengan alguna esperanza con un fármaco bajo investigación que no sea absurdamente peligroso.

Los fármacos bajo investigación no cuentan con la autorización de la FDA, ni son de seguridad y eficacia comprobada.

De todas maneras, hay varios obstáculos que superar. El fabricante del fármaco debe querer y poder ofrecer el fármaco, porque es posible que una compañía farmacéutica tenga varias razones para no facilitarlo. En caso de que el fármaco estuviese disponible, el médico deberá presentar una aplicación a la FDA para su respectiva revisión y aprobación (en Estados Unidos).

Lea también: ¿Qué son los medicamentos huérfanos?

El protocolo para uso de un fármaco bajo investigación tiene que ser analizado por una junta de revisión a fin de proteger a los participantes de un estudio, y su médico podría no estar de acuerdo con esto si existe la probabilidad de que el fármaco no sea beneficioso o no fuese posible administrarlo o controlarlo de manera adecuada.

Si usted logra acceder a un fármaco bajo investigación, otro factor adicional es el costo. Una compañía farmacéutica puede o no cobrar por el fármaco, pero el proveedor de atención médica posiblemente cobre por su administración y control. Además, las compañías de seguro de salud generalmente no cubren el costo de un fármaco bajo investigación.

Lea también: Estudios afirman la seguridad a largo plazo de dos fármacos para el cáncer de mama

Adaptado de Mayo Clinic Health Letter