Comerse las uñas es un mal hábito muy frecuente entre los niños. En realidad, se desconoce por qué aparece este fenómeno, pero todo parece indicar que está asociado a períodos de estrés o a deficiencias de calcio en el organismo. Sigue estos consejos para que los niños no se coman las uñas y verás los resultados:

Identificar el problema a tiempo
Es muy importante que logres identificar el problema a tiempo para que no se arraigue tanto. Recuerda que una vez establecida la adicción las soluciones cuestan más trabajo.

Identificar cuándo comienza
Pídele a tu hijo que escriba en un diario en qué momento del día es que comienza a comerse las uñas, también qué actividad estaba realizando y en qué estaba pensando. Esto puede ayudar a entender las causas. Si es muy chico, puedes anotarlo tú.

Lea también: ¿Sabes qué es la onicofagia?

mal-hábito-a-tu-salud-

Hacer que las uñas tengan mal sabor
Compra en un establecimiento autorizado, un líquido especial para cubrir las uñas que tiene mal sabor. También puedes usar productos naturales como ajo para frotarlo en las uñas, algo que además las fortalece y desinfecta. Este es uno de los métodos más usados tradicionalmente.

Aumentar el consumo de calcio
Si tu hijo tiene deficiencia de calcio, aumenta la cantidad a través de su dieta diaria. Los productos que más calcio contienen son los vegetales de hojas verdes, los frutos secos, las semillas y los derivados lácteos.

Lea también: Mi hijo se automutila ¿Qué hago?

niños-uñas-a-tu-salud-

Hipnoterapia
En los niños más grandes es posible aplicar técnicas de hipnosis, pero hay que estar completamente seguros de que el terapeuta sea un especialista en el tema, pues es muy arriesgado cuando de menores se trata.

Lea también: Los niños que consumen arroz poseen más arsénico en la orina

Fuente: Crecer feliz

Comenta y se parte de nuestra comunidad