Chequear la tensión al menos una vez al año y mantener hábitos saludables, contribuyen en la prevención de la hipertensión, según explica Norka Antepara, cardióloga internista del Centro Clínico Caracas.

¿Se puede considerar la hipertensión como una enfermedad o como una condición que genera una enfermedad?

La hipertensión arterial es una enfermedad como tal. Es una enfermedad de las arterias que va progresando de manera silente y a su vez desencadena una serie de daños en los llamados órganos blancos, que son el cerebro, el corazón, el riñón y la retina. Estos órganos van a ir sufriendo progresivamente por la hipertensión, cuando esta no es detectada y tratada adecuadamente.

En la hipertensión arterial hay que contemplar muchos aspectos y el principal es que tiene una gran propensión genética, el hijo de hipertensos tienen grandes posibilidades de ser hipertenso. Pero también es muy importante la interrelación que se tenga con el medio ambiente, es decir, si se tiene un estilo de vida sano, se aleja la posibilidad de la aparición clínica de la enfermedad.

Para mantenerla alejada hay que tener una alimentación balanceada, hacer ejercicio, no fumar, no consumir bebidas alcohólicas en exceso y controlar en la medida de lo posible el estrés.

hipertensión-arterial-a-tu-salud

Lea también: Niñas obesas en desarrollo podrían sufrir de hipertensión

En las personas que no tienen antecedentes familiares de hipertensión arterial, pero tienen estilos de vida muy agitados ¿sería prudente estar chequeando la presión arterial? ¿cómo detectar oportunamente la hipertensión en estos casos?

En la prevención primaria de las enfermedades cardiovasculares, hacemos la recomendación a las personas sanas o que se consideran sanas, porque no han tenido ninguna sintomatología, hacerse evaluaciones periódicas anuales en las personas menores de 30 años.

Las personas menores de 30 años podemos decir que se consideran sanas y si llevan estilos de vida saludables, es poco probable que tengan la enfermedad. Sin embargo, en muchas de estas personas podemos conseguir niveles de presión arterial que no están totalmente dentro del límite establecido como normal, que es la presión arterial de 120 milímetros de mercurio en la sistólica y 80 milímetros de mercurio en la diastólica, sino que están un poquito más altas pero sin llegar al límite de 140 milímetros de mercurio sistólica y 90 de diastólica. Es decir, los que están en el rango entre 120 – 140 y 80 – 90, son los que llamamos pre hipertensos.

Para los niños hay unas tablas estandarizadas según el tamaño del niño, su edad y su peso corporal. Si el niño presenta una presión arterial por encima del percentil que le corresponde, entonces hay que hacerle una evaluación a fondo, hacerle seguimiento a través de la implementación de cambios en la alimentación.

hipertension-arterial-a-tu-salud

Lea también: Hipertensión. Nuevo método propone eliminar células del sistema inmune

¿Qué se debe hacer cuando una persona es pre hipertensa?

Lo primero que hay que hacer es indicación de cambios en los hábitos de vida. En el régimen nutricional se contempla una dieta baja en sal, que no significa que se vaya a eliminar por completo el consumo de sal, sino que hay que reducirla.

También se recomienda eliminar el consumo de chucherías y golosinas, disminuir la ingesta e productos de charcutería.

El otro aspecto que también se debe considerar es la realización de actividad física, a pesar de las extensas jornadas laborales. La idea es que dentro del mismo ambiente donde nos desarrollamos, podamos implementar algunas estrategias que nos permitan caminar por lo menos 15 minutos en la mañana o 15 minutos en la tarde. También se puede subir y bajar escaleras sin correr para no dañar articulaciones de rodillas y tobillos.

También es fundamental controlar el estrés. Estamos inmersos en un ambiente estresante, entonces hay que aprender técnicas sencillas que pueden colaborar.

Lea también: Hipertensión. Tratamiento agresivo reduce riesgo cardíaco

Una de ellas es aprender a hacer respiraciones profundas y lentas, que sean abdominales y no torácicas. Esto nos ayuda a adquirir un poco de relajación cuando estemos sometidos a un alto nivel de estrés.

Otra acción que se debe recomendar es el cese tabáquico. Muchas personas fuman y este hábito obstruye todas las arterias del cuerpo, principalmente las arterias coronarias y cerebrales, que son las que van a ocasionar la aparición de infartos y accidentes cerebrovasculares que dejan secuelas graves y son causantes de un elevado grado de discapacidad en la población que lo sufre.

Si con los cambios introducidos, el valor todavía no se estabiliza, se debe recurrir a alguna opción terapéutica con el medicamento adecuado.

Comenta y se parte de nuestra comunidad