Es posible tener incontinencia urinaria inclusive antes del parto. Esto se origina porque hay una gran presión sobre el suelo pélvico, que es la musculatura inferior que contiene las vísceras del abdomen y hace viable la continencia. Tras el parto la musculatura del suelo pélvico queda dilatada y debilitada, y es viable que le cueste efectuar su función. La incontinencia típica posparto se designa técnicamente “de esfuerzo”, porque se provoca acompañando a un esfuerzo que aumenta la presión abdominal, como toser o reírse.

¿Cómo se trata la incontinencia urinaria del posparto?

En la mayoría de casos la incontinencia se soluciona al recobrar el tono muscular. No obstante, es esencial reconocer que se está teniendo incontinencia de orina para asistir a un especialista y poder comenzar un tratamiento efectivo de manera precoz. El no abordar la dificultad lleva casi siempre a alteraciones muy significativas al cabo de los años, que en aquel instante serán muy laboriosamente tratables.

Generalmente los casos se remedian con ejercicios específicos, entre los que se utilizan más regularmente se hallan los ejercicios de Kegel. En cualquier caso, hay unidades muy especializadas, como las disponibles en los Hospitales Clínic o Sant Joan de Déu, que admiten evaluar cada caso de manera individualizada y fundar de la manera más rápida posible las soluciones.

También puedes consultar: Ingerir bebidas azucaradas en el embarazo causa sobrepeso en los bebés

Fuente: natal.org

Comenta y se parte de nuestra comunidad