La adicción al sexo es una complicación psicológica que puede acarrear graves consecuencias sobre la vida y relaciones sociales de quienes la sufren. Por ello, un equipo de psicólogos y psiquiatras de la Universidad de California han elaborado una lista de criterios para diagnosticar el llamado “desorden hipersexual” como un tipo más de perturbación de la salud mental.

Los síntomas que reúnen los adictos al sexo envuelven un patrón repetido de fantasías sexuales y el apelar a la actividad sexual en respuesta a estados de ánimo bruscos como el estrés o la depresión. Conjuntamente, estos individuos no logran tener éxito en sus intentos de reducir o parar su actividad sexual cuando se dan cuenta de que esta es una dificultad.

Rory Reid, uno de los autores del trabajo, que se publica en la revista Journal of Sexual Medicine. Expone que, «Mucha gente usa el sexo de vez en cuando para escapar del estrés, y esto es algo normal. El problema es que para estos pacientes se trata de una conducta constante, que se intensifica hasta tal punto que el deseo sexual controla todos los aspectos de sus vidas, y además se sienten impotentes en sus esfuerzos por cambiarla».

Lea también: Descubre la mejor hora para tener sexo

Científicamente comprobado

Los científicos han demostrado la eficacia de sus criterios al momento de diagnosticar adicciones sexuales en más de 200 personas con diferentes dificultades de salud mental. Asimismo, hallaron que la mayoría de los individuos con desorden hipersexual soportaban las consecuencias de su enfermedad: el 17% había perdido su empleo al menos una vez, el 39% había finiquitado una relación sentimental y el 28% había contraído alguna enfermedad de transmisión sexual.

«Las personas que muestran los síntomas de la enfermedad experimentan las secuelas en su vida diaria», declara Reid. El comportamiento hipersexual se atañe con una mayor perturbación emocional, impulsividad e incapacidad para manejar el estrés».

Los resultados de estas investigaciones, también demostraron que 54% de los afectados había notado que poseían una conducta sexual anormal antes de los 18 años y un 30% lo había confirmado durante la época universitaria, entre los 18 y 25 años.

Por otra parte, las conductas más repetidas entre los pacientes adictos al sexo incluían la masturbación y la utilización excesiva de pornografía, seguidas del sexo consentido y del cibersexo. Estas personas asumían relaciones con trabajadoras sexuales y repetidos encuentros con parejas anónimas, con una media de 15 compañeros sexuales en los últimos 12 meses.

Lea también: Mitos del sexo podrían perjudicar tu relación

Fuente: muyinteresante

Comenta y se parte de nuestra comunidad