Un equipo de científicos halló uno de los mecanismos por el que el cáncer de próstata desarrolla metástasis, un descubrimiento que abre la puerta a identificar a pacientes con mayor riesgo de cáncer agresivo y, en un futuro, a precisar terapias personalizadas.

Los resultados de este trabajo se anuncian en la revista Nature Cell Biology, en un artículo en el que los especialistas narran cómo la ausencia del gen PGC1A -su expresión está disminuida- se asocia a metástasis en cáncer de próstata.

Las células cancerígenas se alimentan de manera diferente a las normales, esencialmente porque consagran su metabolismo a crear más células y crecer. El objetivo de este trabajo ha sido conocer los desencadenantes del cáncer de próstata agresivo.

Por esta razón, los científicos, liderados por Arkaitz Carracedo, del español Centro de Investigación Cooperativa en Biociencias (CIC bioGUNE), partieron del siguiente planteamiento: en el cáncer de próstata existen “reguladores maestros” que orquestan y definen la nutrición de las células tumorales.

Carracedo explica la siguiente comparación: “el metabolismo es como una orquesta en el que cada concertista es una ruta metabólica y el director es un regulador maestro. Si un violinista interpreta mal, la música sonará peor aunque la pieza siga siendo la misma, pero si el director dirige mal, la obra se verá transformada”.

Luego de un análisis detallado de una veintena de estos reguladores, se identificó a PGC1A como el mejor candidato.

Se trata de un gen ya conocido por los científicos y vinculado a enfermedades como la obesidad o diabetes. No obstante, su relación con el cáncer ha comenzado a describirse hace dos o tres años: “ahora es la primera vez que se asocia formalmente a la agresividad del cáncer de próstata”, señaló Carracedo.

En específico, una menor expresión del mismo es lo que se vincula al desarrollo de metástasis en cáncer de próstata.

Para llegar a estas conclusiones, examinaron información de unos 700 pacientes distribuida en cinco bases de datos y hallaron una recurrencia en la ausencia del gen PGC1A.

Luego, lo demostraron con 30 muestras de próstata y más tarde en modelos de ratón: indicaron que al eliminar el gen PGC1A se desarrollaba metástasis y al elevar la expresión del gen la agresividad del tumor disminuía.

“Hemos descrito uno de los mecanismos por los que el cáncer de próstata progresa y adquiere nuevas capacidades como la de metastatizar”, insiste Carracedo.

Este trabajo es significativo por diferentes cosas, entre ellas porque se adelanta en el conocimiento básico: “El futuro del tratamiento contra el cáncer pasa inexorablemente por conocer al enemigo”, declara.

En este contexto, indica que poner nombre y apellido a cada cáncer, ya que cada uno de ellos es una enfermedad, revelar su DNI, es crucial para pensar en nuevas maneras de atacarlos: el primer paso, es poder separar a los pacientes con mejor y peor augurio, algo que los científicos plantean desarrollar en base a este estudio.

El siguiente paso será cómo convertir estos resultados en un método que llegue a la clínica y mejorar así el diagnóstico y, en un futuro, hallar tratamientos.

También puedes consultar: Chileno diseña dispositivo para detección temprana del cáncer

Fuente: latercera

Comenta y se parte de nuestra comunidad